La triste realidad de las personas que mueren solas en España

|

La Guardia Civil encontró a Rosario muerta en su casa, donde llevaba «al menos cuatro años» | CEDIDA


LIBREDIARIO@DIGITAL / EL PAÍS @


La muerte de una persona es, sin lugar a dudas, un momento muy duro, cuando la tristeza se apodera de todos nosotros. Suele ser precedida por un entierro más o menos vistoso, que varía en función de la economía familiar, y de lo importante que esa persona ha sido en vida para los suyos. 


Ahora bien, una realidad menos conocida, pero que resulta incluso más triste, es la de las personas que mueren solas, de forma natural o accidental. 


El caso más reciente es el de Rosario, a quien la Guardia Civil encontró el pasado lunes por la tarde en su piso de alquiler, en el suelo, entre el pasillo y la cocina. Llevaba ahí «al menos cuatro años», o cinco, como asegura una de sus vecinas. Todos dejaron de verla tras la muerte de su madre, a finales de 2011, pero nadie la echó demasiado de menos porque no se relacionaba mucho, ni jamás nadie olió nada en la escalera.


Según 'El País', cuando llegó la policía ya le habían cortado la luz y el agua, pero lo que hizo saltar las alarmas fue la acumulación de varios meses de impago del alquiler.


El caso de Rosario, que vivía en el municipio coruñense de Cullerdo, no es, por desgracia, el único. En 2016, una mujer que iba a ser desahuciada también fue hallada en estado de momificación natural, en su chalé de Llíria, en Valencia. También en esa comunidad, en el 2015, un padre solitario y que vivía distanciado de sus hijos los encontró muertos, cuando por fin decidió ir a visitarlos. 


En Palma de Mallorca, en 2015, unos niños que jugaban descubrieron el cuerpo reseco de un hombre en una casa abandonada. Otros casos muy recientes son el de un hombre que encontró, tras salir de la cárcel, el cuerpo de esposa en la cama en Ciempozuelos, y en el 2013 también fue hallado el cuerpo momificado de Luis, un jubilado de 73 años que vivía solo.


El número de españoles que viven sin compañía no para de crecer. Según el Instituto Nacional de Estadística hay ya 4,63 millones de hogares unipersonales en nuestro país, y en la gran mayoría de casos se trata de personas mayores de 65 años. Hace tan solo un año, una magistrada de Vigo que estaba de guardia expresó su preocupación al detectar quince muertes en solitario en algo más de una semana. 


En muchos casos, el vecindario no se llega a enterar, porque, dependiendo de las condiciones ambientales y del propio cuerpo, este sufre un proceso de secado, que implica menos olor. De haber seguido viva, Rosario tendría hoy 56 años, pero la edad a la que falleció realmente aún tardará un poco en saberse. A los tres días desde que la Guardia Civil la encontró en su casa, el Ayuntamiento incineró sus restos mortales, porque nadie los reclamó.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.