La asociación española de guardias civiles denuncia el caos económico que ha producido la dirección general de la Guardia Civil en todos sus agentes

|



EDDC.NET / Madrid


Este año 2017 los guardias civiles sufrirán además de la cuesta de enero, una más adicional en febrero por obra y gracia de los errores informáticos que ampliamente son perjudiciales para este colectivo. Esta vez ha tocado a la maltrecha economía familiar, que no logra remontar la crisis, después de años de congelación y retenciones por la mencionada crisis, todavía no hemos recuperado el sueldo que teníamos antes de empezar la misma, esta vez a nuestro exiguo sueldo, lo agravamos con unos descuentos producidos por la regularización de una supuesta situación anómala.


Muchos guardias civiles, tuvieron la desagradable sorpresa de ver como sus nóminas, eran reducidas en más de 1/3 de los emolumentos, todo ello debido a errores burocráticos cometidos a lo largo del año, sobre todo a la hora de aplicar el ‘Icrem’ y el ‘Icrex’, por un supuesto error de cálculo a la hora de interpretar la realización de horas nocturnas, festivas y de exceso, pero de pronto y sin previo aviso el servicio de Retribuciones decide regularizar la situación, cargando en la nomina del mes de enero ese desfase, con resultados desiguales y algunos altamente lesivos para la economía familiar


Desde AEGC no estamos en contra de esa regularización, en cuanto al fondo, pero si estamos en cuanto a la forma en que se ha hecho; la regulación corresponde a los errores observados entre abril del 2015 hasta noviembre de 2016, oscilando las cantidades detraídas entre 200 y 400 euros, cantidades bastante importantes si tenemos en cuenta el salario neto de un Guardia Civil. Para AEGC, la falta de tacto y previsión por parte de la DGGC, es evidente, dado que si a unos sueldos modestos, como son los que cobran los Guardias Civiles y teniendo en cuenta la situación económica de hoy en día, le aplicamos tamaños descuentos, de casi 1/3 de la nomina, deja en una posición más que preocupante a la familia a la que se le aplica.


Desde la Asociación Española de Guardias Civiles denunciamos la falta de responsabilidad y de tacto, en cuanto a la forma en que se ha hecho la detracción de los emolumentos, mas si tenemos en cuenta que el error jamás puede achacarse al perceptor, pudiendo perfectamente haberse realizado de otra forma mucho más racional y mucho menos lesiva para la economía familiar. Fraccionar el pago en varios meses o esta misma regularización ser aplazada al mes de junio donde con el ingreso de la paga extra el perjuicio es menor, hubieran sido soluciones alternativas. Sobre todo debería haber sido comunicada esta medida anteriormente, para que el preceptor tuviese conocimiento del problema y pudiese prever posibles daños colaterales, como pagos a los que no va a poder hacer frente con el recorte de la nomina.


AEGC pide a la dirección general de la Guardia Civil, que se depuren responsabilidades para que esto no vuelva a suceder, asimismo también solicita que se adopten medidas paliativas para poder solucionar esta situación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.