siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El IAC descubre la mayor emisión de rayos gamma

|



MERIDIANEWS@ 


IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias) descubre la emisión de rayos gamma más distante de La Tierra.


En un estudio publicado el pasado viernes en la revista Astronomy & Astrophysics, científicos de la colaboración internacional de los telescopios Magic (Major Atmospheric Gamma Imaging Cherenkov Telescope), ubicados en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en Garafía (La Palma), y entre los que se encuentra investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), descubrieron la emisión de rayos gamma más distante hasta la fecha.


Según la web corporativa del IAC, el descubrimiento ha sido posible gracias a la lente gravitacional originada por una galaxia muy masiva entre el cuásar y La Tierra, que “repitió” la luz producida por la fuente.


Un cuásar es el astro más luminoso del universo, resultante de la colisión de 2 galaxias.


En dicho fenómeno, predicho por la teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, la luz se desvía cuando pasa cerca de un objeto muy masivo.


Para un observador distante, la masa concentra la luz como una lente gigante, resultando una imagen mucho más brillante, aunque distorsionada, de la fuente y permitiendo ver objetos lejanos que de otra manera podrían ser demasiado débiles para ser detectados.


Al igual que en una lente, la luz puede atravesarla siguiendo caminos ligeramente diferentes. A escalas cósmicas, esto quiere decir que los fotones que viajan a lo largo de cada una de esas líneas de visión llegan en momentos ligeramente distintos.


Además, si la fuente es variable, la luz guarda la información del momento en que es emitida y cuando llega a la Tierra millones de años después, se verá cómo era el objeto en ese preciso instante. Según la teoría, este hecho no debería depender de la energía de los fotones y de ahí que estas observaciones sean especialmente importantes, explica la nota oficial del IAC.


QSO B0218 + 357 es un cuásar, un objeto muy compacto y energético, asociado a un agujero negro supermasivo en el núcleo de una galaxia.


Hace más de 7.000 millones de años se produjo una gigantesca explosión en este objeto que originó una emisión intensa de rayos gamma, la luz más energética que se conoce.


En su largo viaje hacia La Tierra, estos fotones pasaron cerca de una galaxia situada entre el cuásar y La Tierra, B0218 + 357G, más de mil millones de años después.


Los astrónomos de los telescopios Magic intentaron observarlo, pero en ese momento hubo luna llena en La Palma, lo que impidió su funcionamiento. Sin embargo, tuvieron una segunda oportunidad.


Este tipo de emisiones tienen bastante probabilidad de perderse durante el proceso al interactuar con los numerosos fotones de baja energía emitidos por galaxias y estrellas.

Libre@Diario