Pedía examinar los pies de las aspirantes en la entrevista de trabajo

|


El Mundo


No paraba de mirarme los pies. Era verano, así que iba en sandalias. Intentó convencerme en varias ocasiones de que le enseñara mi pie para estudiarlo y conocerme mejor, pero me negué”. Cuando Nuria Botella acudió, aquella tarde, a una entrevista de trabajo, no imaginaba que viviría uno de los momentos más incómodos de su vida.


De aquello sólo hace unos meses, pero aún se pone nerviosa al recordarlo. “A ver por dónde empiezo…”. Nuria tiene 23 años y estudia Marketing Digital. Buscaba unas prácticas y dio con una oferta para colaborar en una revista gastronómica online.


Una vez establecida la cita, acudió a la dirección pactada. Cuál fue su sorpresa al descubrir que la entrevista para el puesto tendría lugar en el domicilio particular del dueño de la web.


Me abrió la puerta un señor de 70 años”, recuerda, “y casi todo el encuentro giró sobre temas personales, sobre mí”. Nuria no es la única que se ha visto en esta situación. Decenas de chicas han denunciado lo sucedido en Facebook a través del grupo catalán de empleo Agenda Periodistes tras leer su experiencia.


Y la cosa viene de largo. Mar Novel pasó la entrevista en 2012, cuando tenía 20. “El hecho de estar los dos sentados en el comedor de su casa creaba un ambiente incómodo. Luego me llevó a su dormitorio para enseñarme la página web en la que trabajaría, y su proximidad me intimidaba”, cuenta.


Mar y Nuria no se conocen, respondieron a la oferta de empleo con cuatro años de diferencia, pero cuentan exactamente lo mismo. “Pensé que era normal que no existiese una oficina porque el trabajo se hacía desde casa. Además, Leandro guiaba todo el rato la conversación hacia donde él quería. Yo quería hablar del trabajo y de mi experiencia, pero él hablaba sólo de ‘las chicas'”.


“Un trabajo fácil por 700 euros”


El “Leandro” del que las jóvenes hablan es Leandro Abarca, editor del blog especializado en restauración y hostelería Catalunya Gastronomica, que ofrece prácticas extracurriculares a estudiantes de periodismo. Al menos, así era hasta este martes, cuando sus anuncios en el portal de empleo primerempleo.com desaparecieron de repente. La oferta describía el puesto como “un trabajo fácil, a horas convenidas donde la persona deberá dominar redes sociales”. También aseguraba un salario de “700 a 900 euros al mes”.


Nuria sospechó enseguida que esas teorías sobre reflexología podal y aquel “enséñame tu pie para conocer tu personalidad” no eran trigo limpio. Por eso, al salir de la entrevista se puso a indagar sobre esa web que él vendía como “la gran oportunidad de entrar en el mundo laboral”. “Me dijo que el blog tenía 44.000 visitas al mes, pero cuando accedí a las estadísticas sólo encontré posts con 80 visitas de media. Ni siquiera tiene un dominio comprado, es un blog casero”.


Al comprobar que el empresario no había sido del todo sincero, la joven decidió continuar el proceso, “a ver qué pasaba”. Abarca le había asegurado que también había chicos trabajando para él, pero cuando Nuria acudió a la primera reunión, las redactoras más veteranas le confirmaron que “el equipo estaba formado por siete chicas entre 20 y 25 años”. Todas ellas habían accedido a que el jefe estudiara su pie en la entrevista de trabajo.


“Un poco verde, pero sólo al principio”


Leandro es un poco verde, pero sólo al principio”, dice Nuria que le contaron. Una de las periodistas aseguraba, incluso, que él “le había preguntado cómo se depilaba mientras comían ostras en la cena de inauguración de un restaurante, a la que habían acudido para escribir un post para el blog”.


Durante la conversación con FCINCO, la joven catalana insiste, una y otra vez, en que Abarca, efectivamente, “es capaz de manipular los temas de conversación para acabar haciendo preguntas personales y comprometidas”.


Por su parte, él ha negado todas las acusaciones y ha rechazado hablar del tema que, según él, “son comentarios que han hecho entre ellas y se ha salido de madre”. “Denuncias no ha habido ninguna, todo son mentiras. Han sido simplemente comentarios fuera de contexto”, dice, en una breve entrevista telefónica con este periódico.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.