Urdangarin, de vacaciones con los niños y sin la Infanta

|



Libre Diario @ Digital / Sociedad


Iñaki Urdangarin ha pasado tres semanas de vacaciones solo con sus hijos en Biarritz, según el programa Espejo Público, que afirma que aunque la destinación es la habitual para las vacaciones familiares de los Urdangarin, este año no se ha visto a la Infanta Crisitina por ningún sitio. 


Algunas voces comentan que esta separación podría ser síntoma de una posible crisis de pareja entre la hermana del Rey y su marido, que se presenta a pocos meses para conocer la sentencia del caso Noos


El mismo programa revelaba más tarde el paradero de la Infanta Cristina, que se encontraba acompañando a su hijo Pablo Nicolás, de quince años, que se va a estudiar al extranjero y ha contado con la compañía de su madre para elegir colegio y residencia.


Cristina de Borbon, no le acompañaba y algunas fuentes apuntan a que se encuentra con su segundo hijo, Pablo Nicolás, de 15 años, que al parecer va cursar unos estudios en el extranjero y se supone que su madre lo está acompañando para elegir colegio y residencia. Los otros tres hijos del matrimonio están con su padre en el País Vasco francés apurando este final de agosto.


En las imágenes emitidas por Antena 3 Iñaki coge unos prismáticos (porque un turista se queda atrapado en una montaña, cosa que ocurrió el día que se grabaron las escenas). Su hija, la pequeña Irene, de 11 años, no se separaba del padre en ningún momento, lo abrazaba continuamente. Con el mayor, Juan, que cumplirá 17 años a finales de septiembre, también tuvo el ex duque gestos cariñosos.


Al marido de la infanta y a su esposa les espera su otoño más duro. Después de pasar por el banquillo, el peso de la ley va a caer sobre ellos. Recordemos que, tal y como está previsto, la sentencia será en octubre, el 19. Es casi seguro que habrá recurso. Sin embargo, será el juez el que decida si Iñaki ingresa o no ingresa en prisión, aunque la sentencia no sea firme, si es que implicara cárcel.


En condenas grandes se suele ingresar, y después el recurso se espera ya desde dentro cumpliendo la pena.

También es probable que caiga sobre Iñaki una multa gigantesca y, dada la proporción de su presuntas fechorías en el Caso Noos, se habla de unos 5,8 millones de euros. Que se pague o no no la multa es muy importante para las decisiones sobre privación de libertad antes de la sentencia firme. Sí se ha pagado en el caso de Cristina, que ya abonó la que le impusieron, pero Iñaki no ha abonado ni un 1% de lo que le piden.


De la situación psicológica, emocional y familiar fuentes conocedoras del problema, amigos del matrimonio, confirman que la prioridad lógicamente son los niños: el objetivo principal es preservar a los cuatro hijos del matrimonio tanto como sea posible del impacto que pueda suponer tener a su padre ingresado en una prisión durante un periodo de tiempo que se prevé largo. No obstante, los chavales se han ido preparando poco a poco para sumir lo que viene.


Se han conocido movimientos en torno a la situación laboral de la infanta para poder estar lo más cerca posible de su marido, de manera que ella misma y los niños (el segundo estudiará fuera, al perecer) puedan visitarle con regularidad.


Desde el punto de vista de la familia, los Urdangarín son el gran apoyo en este momento pero también llegan ayudas de la rama Borbón. Si bien el Rey y Letizia mantienen una lejanía radical y manifiesta, dada la situación procesal de los duques. 


Pero si la posición institucional (y pública) del Jefe del Estado es tajante respecto de su hermana y su cuñado, nadie duda de que la familia mantiene puentes tendidos. La infanta Elena vio a su hermana y a Iñaki en público a principios de v erano, y la reina doña Sofía impuso que este verano sus nietos Urdangarin compartieran unos días con sus otros primos, y un curso de vela (en el que no participaron la princesa de Asturias y la infanta Leonor) que mantiene vivos los lazos entre esa generación de Borbones, Urdangarines y Marichalares. Además, la reina emérita es también bastón emocional de su hija Cristina y sus hijos. Por otra parte, las amistades del Rey emérito más poderosas mantienen, aunque sea de modo indirecto, ayudas que permiten sostener la complicada situación económica que atraviesan Cristina e Iñaki, y cuyo nivel será difícil de mantener sin que la infanta cuente con un salario suficiente.


Además, cuentan con apoyos de amigos incondicionales que, de un modo lo más discreto posible, prestan la ayuda que puedan en el que es sin duda el momento más terrible del matrimonio.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.