Una planta que ayuda a su hígado a regenerarse

|




El hígado libra una batalla constante para mantenerle con buena salud. 


Pero ¿qué hace usted a cambio por él?

Este órgano desempeña un trabajo monumental de transformación, regulación y depuración del organismo. Sintetiza proteínas a partir de los aminoácidos, el colesterol y las sales biliares, y también captura y transforma las sustancias tóxicas a las que usted se expone cuando come, bebe y respira.

Por ello, es fundamental mantenerlo en buen estado de funcionamiento. Y cuando se trata de darle apoyo en su actividad, hay una planta africana que lleva milenios usándose: el Desmodium adscendens.

El hígado transforma, regula y purifica


El hígado es el órgano más grande, el más pesado y uno de los más complejos del cuerpo humano. Pesa cerca de 1,5 kg y contiene 300 trillones de células especializadas que intervienen en más de 500 funciones esenciales.

Con la ayuda de la vesícula biliar, desempeña un papel decisivo en la digestión y en la absorción de los nutrientes.

Permite, en particular, la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K (solubles en los cuerpos grasos), pero también de oligoelementos como el hierro y el cobre, que puede almacenar en pequeñas cantidades. El hígado también contiene enzimas que permiten los miles de millones de reacciones químicas que tienen lugar en el cuerpo y en las células, y que son indispensables sencillamente para vivir.

El hígado también desempeña un papel importante en las funciones metabólicas más complejas del cuerpo humano. Por ejemplo, almacena la glucosa y la lleva a la sangre en función de las necesidades del cuerpo. También convierte las grasas en energía.

El hígado actúa sobre las hormonas. Así, interviene en la conversión química de la hormona tiroidea, segrega la hormona IGF-1, que favorece el crecimiento celular, y también fabrica otra hormona, el angiotensinógeno, que regula los niveles de sodio y potasio en sangre y participa de este modo en el control de la tensión arterial. Finalmente, el hígado elimina las hormonas cuando dejan de ser necesarias.

En definitiva, el hígado es el órgano clave para liberar al cuerpo de venenos y sustancias tóxicas.

Su hígado se comporta como una verdadera depuradora en miniatura de los desechos que se infiltran en el cuerpo (alcohol, contaminantes, productos de síntesis, metales pesados, medicamentos...), hayan sido ingeridos, inyectados, tocados o inhalados. Trata de eliminar todas las sustancias químicas por medio de un sistema de enzimas muy eficaz que los toxicólogos llaman “el metabolismo de los xenobióticos”.

No hace falta decir que, en nuestro mundo moderno, ¡este órgano tiene muchísimo trabajo!

Es fundamental que proteja el hígado y lo cuide


El hígado es tan importante para el funcionamiento del organismo que puede regenerarse. Y en esto es único en el cuerpo humano.

De este modo, si le extirpan un pedazo de hígado, o si una parte se pierde por accidente (por ejemplo por culpa de algún cuerpo venenoso), la parte que falta vuelve a crecer.

Este milagro es posible gracias a unas células que se comportan como células madre. Por eso, basta con que un 25% del hígado esté sano para que pueda regenerarse por completo.

Puede que los griegos conocieran ya esta facultad del hígado porque, en su mitología, los dioses castigaron a Prometeo por haber ofrecido el fuego a los humanos. Así, lo encadenaron a una roca donde todos los días un buitre se acercaba a comerle el hígado. Pero todas las noches, el hígado le volvía a crecer y su calvario empezaba de nuevo al día siguiente. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.