siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Dos de cada 10 ancianos residen en viviendas precarias

|


ANCIANO


MADRID / Más de 430.000 mayores tienen problemas de acceso a agua corriente


 En España hay 1.596.675 personas mayores de 65 años que residen en viviendas de “vulnerabilidad residencial extrema” con grandes deficiencias como problemas en el acceso a agua corriente o calefacción, hacinamiento y carencias de accesibilidad, según refleja un estudio del Observatorio Social de ‘la Caixa’.


Esto quiere decir que el 20,1% de los ancianos españoles vive en condiciones precarias, en su mayoría por carencias de accesibilidad, falta de calefacción o no disponer de ascensor, aunque también es usual el hacinamiento, según la investigación realizada por la socióloga Irene Lebrusán Murillo.


El estudio ‘Envejecer en casa. ¿Mejor en el pueblo o en la ciudad?’ sostiene que “es mejor envejecer en municipios muy pequeños o en ciudades muy grandes, mientras que en las ciudades medias hay un mayor porcentaje de personas mayores que sufren acumulación de problemas de gravedad”.


Según la socióloga, la vulnerabilidad residencial extrema surge de la acumulación de problemas en una vivienda, que va “mermando la calidad de vida de quienes residen en ella”. Por eso, abogó por “corregir estos problemas para garantizar una vejez autónoma y de calidad”.


De hecho, el informe apunta que en España habría más de 430.000 mayores con dificultades de agua corriente. Estas carencias se dan entre aquellos que siguen residiendo en sus viviendas, ya que el 96,4% decide permanecer en sus casas durante la vejez, frente al 3,6% que vive en residencias u otras instituciones.


Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España habría 1.740.376 personas mayores de 65 años sin ascensor y 5.289.113 con problemas de accesibilidad, mientras que aquellas que no disponen de un cuarto de baño o aseo dentro su vivienda rozan los 40.000.


“La preferencia por permanecer en casa a medida que se envejece no solo es mayoritaria, sino que también beneficia la salud y el bienestar de los mayores, incluso de aquellos que se encuentran en situación de dependencia”, sostiene la autora del estudio.


Las conclusiones señalan que las carencias en las viviendas afectan especialmente a personas de edad muy avanzada, que pueden ver “acelerada la vulnerabilidad generalmente asociada a la vejez por las malas condiciones o carencias de su vivienda”.


Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España habría 1.740.376 personas mayores de 65 años sin ascensor y 5.289.113 con problemas de accesibilidad, mientras que aquellas que no disponen de un cuarto de baño o aseo dentro su vivienda rozan los 40.000.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario