siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Casado insiste en que hizo todo correctamente y espera que el Supremo acabe con su "indefensión"

|


CASADO


MADRID


El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, insistió este lunes en que él hizo "todo correctamente" en su máster por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y confía en que ahora el Tribunal Supremo aborde el caso para terminar con los cuatro meses de "indefensión" que dice llevar por este tema "irrelevante en términos políticos".


Lo hizo en rueda de prensa convocada en la sede del PP tras elevar al Tribunal Supremo la titular del Juzgado de Instrucción número 51, Carmen Rodríguez-Medel, la causa relativa al máster que obtuvo en la Universidad Rey Juan Carlos, donde la jueza ve indicios de que se le pudo conceder "sin actividad académica alguna", tal como consta en la exposición razonada en la que pide que se impute a Casado como presunto "colaborador necesario" de los delitos de prevaricación administrativa y cohecho impropio.


Casado, quien aclaró que había tenido que aplazar unas horas un viaje oficial a Colombia por esta noticia y su comparecencia ante la prensa, manifestó su "absoluta tranquilidad y confianza en que se haga justicia" y dijo que había querido comparecer ante los medios porque da "la cara siempre", pero mostró su sorpresa por tener que dar explicaciones 10 años después por un título que ni siquiera es habilitante para ejercer, sino sólo para escribir una tesis que luego no hizo.


"Espero que finalmente se aclaren las cosas dentro de la jurisdicción que me tiene que analizar", añadió, puntualizando que "los ciudadanos no tenemos que demostrar nuestra inocencia, sino un instructor demostrar nuestra culpabilidad". Él insistió en que hizo todo lo que le pidió la universidad y, tras "muchos meses de indefensión", confía en "que sea el Tribunal Supremo quien delimite las responsabilidades, que por mi parte en ningún caso ha habido", concluyó.


Casado dijo que no le corresponde a él juzgar las apreciaciones que hace la jueza en su exposición razonada en la que eleva la causa al Supremo, pero, sobre la calificación de “regalo” con que ella se refiere a su máster, replicó que “no se puede tratar de regalo algo que no se tiene”, dentro de su enfoque de que el máster sólo le otorgaba la suficiencia investigadora para escribir esa tesis. “No conocía a las personas que me pudieran haber dado ese regalo”, añadió, para rematar: “En ningún caso he recibido ningún regalo ni he solicitado absolutamente nada que no fuera lo que se hacía con el resto de los alumnos”.


Por todo ello, constató que “en absoluto” se plantea dimitir, pues su caso no cumple en ninguno de los supuestos “muy tasados” que el PP contempla para exigir la asunción de responsabilidades, y, cuando se le preguntó si diría lo mismo si los afectados fueran de otros partidos, contestó: “No me hace falta hablar en condicional”.


Según dijo, él no pidió responsabilidades a otros líderes políticos de quienes se han publicado supuestas irregularidades académicas, desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón. Y protestó: “Lo que se me ha hecho a mí no se le ha hecho a nadie”.


Casado preguntó si “es normal que el Supremo tenga que recibir” este caso de hace 10 años, sobre unas supuestas irregularidades que reiteró que no cometió, pero que en todo caso “estarían prescritas”. En todo caso, se comprometió a “colaborar en todo lo que se me pida” si el Supremo le pide que entregue el ordenador con el que hizo los trabajos del máster, como sugiere la jueza instructora.


El presidente del PP aseguró que hace 10 años él “no era nadie” y no tenía “capacidad de hacer nada en la Administración”, pero insistió en que no se habría presentado a las primarias para dirigir su partido “si no tuviera la absoluta certeza de que no he hecho nada incorrecto”. “Si algún profesor indicó a algún alumno alguna cosa que no indicara al resto de alumnos, tendrá que contestar él”, apostilló .


Cuando se le preguntó si, al margen del tema estrictamente legal, le parecía ético haber obtenido un máster con tantas asignaturas convalidas, Casado puntualizó que “la ética la marca la ley” y no los periodistas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario