siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El barco Aquarius sale de Valencia para seguir rescatando migrantes en el Mediterráneo

|


AQUARIUS


LDD.NET / SPUTNIK / MADRID — El barco de rescate Aquarius partió del puerto de Valencia en dirección a aguas cercanas a Libia para continuar socorriendo a migrantes en el Mediterráneo, según comunicó SOS Méditerranée, organización humanitaria que opera la nave junto a la colaboración de Médicos Sin Fronteras.


"Nos dirigiremos a aguas internacionales cerca de Libia para continuar salvando vidas", escribió la organización humanitaria en su cuenta de Twitter.





De esta manera, el Aquarius abandonó Valencia después de " una odisea inaceptable de ocho días en el mar" y "tres días en España".


El barco llegó a Valencia el 17 de junio tras obtener el permiso del Gobierno de España para atracar en el citado puerto, después de que tanto Italia como Malta cerraran las puertas de sus instalaciones portuarias a la nave, que viajaba con 630 migrantes a bordo.


Madrid justificó la acogida del barco como una forma de evitar "una catástrofe humanitaria" dada la situación de vulnerabilidad física que atravesaban algunas de las personas rescatadas.


Decenas de personas fueron atendidas a bordo del barco tras sufrir quemaduras químicas graves por el contacto entre el agua salada y el combustible de las embarcaciones en las que trataban de llegar a Europa.


Durante su trayecto hacia España, la nave estuvo escoltada por dos embarcaciones de la guardia costera italiana, que trasportaron a buena parte de los rescatados para aliviar el hacinamiento en el Aquarius.


Las dos naves italianas abandonaron Valencia esta mañana para poner rumbo a sus puertos habituales.


Entre las 630 personas que llegaron a Valencia se encuentran 140 menores, de los cuales 123 no están acompañados.


Las personas que viajaban en el Aquarius son de 26 nacionalidades distintas, en su mayoría procedentes de Sudán, Nigeria, Eritrea y Sudán del Sur.


Según comunicó el Gobierno español, casi la mitad de los migrantes manifestó su deseo de solicitar asilo en Francia, país que se ha ofrecido a acoger a parte de las personas que viajaban en la embarcación.


Del mismo modo, más de 300 municipios españoles manifestaron su voluntad de acoger migrantes rescatados por el Aquarius.


Los pasajeros de la flotilla del Aquarius tendrán autorizada una entrada extraordinaria a España por motivos humanitarios durante 45 días.


Pasado ese plazo, cada migrante contará en el estatuto jurídico que le corresponda.


Mientras se resuelve su situación, los migrantes permanecerán en distintos albergues y centros de acogida.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario