Podemos abre debate sobre los problemas de acceso de población local a parte del Macizo de Anaga

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / TENERIFE


El grupo insular de Podemos en el Cabildo de Tenerife ha abierto debate en comisión plenaria de Sostenibilidad y Medio Ambiente sobre las dificultades que está teniendo la población en general y la de Anaga en particular para visitar determinadas zonas de ese entorno protegido. “Ciudadanía y colectivos ambientalistas nos han alertado de que el exceso de actividad turística que se está produciendo ya en el conjunto del territorio, y que afecta sobremanera a espacios como el Parque Rural de Anaga, provoca que en puntos como la Reserva Natural Integral de El Pijaral sea prácticamente imposible conseguir permisos de visita ni siquiera con algunos meses de de antelación”, informó el consejero y portavoz de la formación morada, Fernando Sabaté.


Añadió que ese problema de acceso había generado entre la población local el temor de que pudiera haber empresas que estuvieran haciendo visitas guiadas por la zona, a pesar de estar prohibido. Como explica Sabaté, personal técnico del área de Medio Ambiente y Sostenibilidad ha confirmado que esa ruta que tiene un límite de máximo 45 visitantes por día se ha hecho muy popular y hay que esperar semanas para poder conseguir permiso de acceso, “pero han asegurado que a raíz de nuestra pregunta han revisado las peticiones de reserva y permisos concedidos y que de momento no han encontrado indicios de que haya empresas saturando las visitas a ese entorno”.


Debido a que resulta del todo inadecuado ampliar el cupo diario de permisos para recorrer esa zona, el personal técnico ha optado por añadir enlaces con información sobre otras rutas atractivas del Macizo de Anaga en la sección web donde se gestiona la petición de permisos, para de este modo intentar reducir la lista de espera para la visita a la Reserva Natural de El Pijaral.


Sin embargo, como subraya Sabaté, “la paradoja es que la población que reside en esa zona y que, al igual que sus antepasados, ayudaron a conservar lugares como El Pijaral, permitiendo que el conjunto del Macizo de Anaga haya llegado hasta nosotros en buen estado y hoy tenga la categoría mundial de Reserva de la Biosfera, ahora tiene grandes dificultades para disfrutar del hábitat natural de rodea a sus caseríos”. Ese tipo de cosas, añade, “contribuyen a sembrar entre la población local un sentimiento de rechazo hacia la declaración de espacios naturales y hacia el establecimiento de medidas de protección, ya que a efectos prácticos, les dificulta el disfrute de su propio entorno”.


E incide en que es necesario estudiar fórmulas que concilien la protección de entornos naturales como El Pijaral con las necesidades de la población. Sabaté informa que está recabando información sobre las fórmulas que se están aplicando en otros territorios para lograr esa conciliación, “y tenemos la intención clara de mantener abierto este debate en el Cabildo para conseguir que la ciudadanía tinerfeña se sienta orgullosa de los espacios naturales que la rodean y de que no perciba su protección como una desventaja, algo aplicable tanto al entorno de Anaga como a otros espacios protegidos en la Isla”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.