siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

EEUU no cree que Cuba está detrás de ataques sónicos a diplomáticos en La Habana

|


El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado en Washington, el 26 de septiembre. Tillerson recibió en Washington al ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, en medio de tensiones bilaterales por el supuesto “ataque acústico” que sufrieron hace meses varios diplomáticos estadounidenses en Cuba. Imagen Jacquelyn Martin AP



LIBREDIARIO@DIGITAL / EL NEW HERALD@ / INTERNACIONALES


La Casa Blanca dijo que no creía que el gobierno cubano tuviera que ver con los misteriosos ataques acústicos contra el personal diplomático norteamericano en La Habana, según varias fuentes familiares con la pesquisa.


Nadie cree que los cubanos sean los responsables”, dijo una fuente, tras secundar los comentarios hechos por otras fuentes que están estrechamente vinculadas con la situación. “Todas las pruebas indican que no lo están”.


Las fuentes no dijeron quién las agencias de inteligencia de Estados Unidos piensan que está detrás de los ataques.

Tan pronto como este martes, el gobierno del presidente Trump anunciaría la retirada de más empleados norteamericanos de la embajada en La Habana, lo que aumentaría el número de diplomáticos afectados por el “dispositivo sónico” de 21 a 25, con reportes de casos que han ocurrido en las últimas semanas, según dos fuentes.


El martes tuvo lugar una reunión en Washington del secretario de Estado, Rex Tillerson, con Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores cubano. El propósito del encuentro, que se realizó a puertas cerradas, fue discutir los ataques a los diplomáticos norteamericanos en La Habana. El encuentro tuvo lugar en el Departamento de Estado, y se produjo a solicitud del gobierno cubano.


La retirada de los diplomáticos no busca castigar al gobierno cubano sino proteger a los diplomáticos y a sus familias de los extraños ataques. El gobierno ha estado considerando cerrar la embajada durante un tiempo, pero a la vez busca una vía de mantenerla abierta aunque sea con pocos empleados.


En un discurso ante las Naciones Unidas la semana pasada, Rodríguez negó cualquier participación de Cuba en el caso. 


Dijo que el gobierno “no ha encontrado ninguna prueba en absoluto” que pudiera confirmar las causas ni el origen de los problemas de salud que han tenido los diplomáticos y sus familiares y advirtió que no se debía politizar la investigación.


Cuba nunca ha perpetrado ni perpetrará acciones de este tipo”, apuntó el canciller. “Cuba jamás ha permitido ni permitirá que terceras partes usen su territorio con ese semejante propósito”.


Mark Feierstein, ex asistente especial de Obama, y director de NSC para asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que estaba de acuerdo en que el asunto no se debía politizar. Feierstein dijo que los políticos de línea dura posiblemente contemplen lo sucedido como un castigo, pero la realidad es que la administración tiene derecho de poner a salvo a sus diplomáticos y empleados antes de poder saber más sobre lo ocurrido.


Cualquier gobierno consideraría tomar las mismas medidas”, dijo Feierstein.


Los diplomáticos afectados han visto médicos y han sido sometidos a distintos exámenes y evaluaciones médicas en Estados Unitdos. Directivos de la Universidad de Miami (UM) dijeron que han hablado con Departamento de Estado, pero no han compartido ningún detalle sobre un posible tratamiento, salvo decir que los médicos de UM han “consultado” con el Departamento.


El martes, la embajada norteamericana en La Habana –que usualmente tiene el aspecto de una fortaleza– parecía casi abandonada, aunque había guardias afuera. Desde que las fuertes marejadas del huracán Irma causaron serias inundaciones, la embajada solo brinda servicios limitados y le ha comunicado a todo el que tenga necesidad de algún trámite consular y cualquier otro servicio que no vaya al lugar, sino que llame por teléfono.


A Cuba se le notificó de los misteriosos hechos en la embajada el pasado 17 de febrero, y de inmediato las autoridades cubanas comenzaron a investigar por su cuenta, según un reciente artículo aparecido en CubaDebate, un portal noticioso oficial.


Aunque las autoridades cubanas han negado una y otra vez que tuvieran que ver con los problemas de salud del personal de la embajada, exactamente qué los causó parece confundirlas también.


Según los resultados preliminares y la información que hemos compartido con el gobierno norteamericano, hasta el momento no hay ninguna evidencia que pudiera confirmar las causas ni el origen de los presuntos problemas de salud que han tenido los diplomáticos y sus familiares”, le dijo a CubaDebate una fuente familiarizada con la investigación.


Luego que las autoridades cubanas supieron lo ocurrido, CubaDebate dijo que las autoridades ampliaron las medidas para proteger a los diplomáticos, a sus familiares y a empleados de la embajada y abrieron nuevos canales directos de comunicaciones entre la embajada norteamericana y el Departamento de Seguridad y Bienestar de los Diplomáticos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario