siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

La U.D. Las Palmas pierde en casa ante un rival mediocre

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / LAS PALMAS


La UD Las Palmas suma su segunda derrota en el Gran Canaria (0-2) ante uno de los rivales directos. Debutó el canterano Borja Herrera y el argentino Hernán Toledo hizo su presentación ante la afición amarilla.


La UD Las Palmas se midió ante un rival muy rocoso, bien posicionado en el terreno de juego y con mucha confianza. No fue un partido sencillo porque el Leganés se adaptó con solvencia a todas las fases del choque. Se dejó dominar para jugar al contragolpe y en defensa apenas dejó huecos libres.


La salida de balón de los amarillos encontró dificultades en la primera parte y pocas fueron las aproximaciones al área de Cuéllar. A los diez minutos el conjunto pepinero estuvo cerca de marcar en un balón, que tras tocar en un defensor amarillo, se desvió de dirección y a punto estuvo de sorprender a Leandro Chichizola.


Sin la conexión de Jonathan Viera con los puntas, los amarillos no terminaban de meterse en el partido. El capitán amarillo siempre estuvo rodeado por cuatro adversarios. El juego no tenía continuidad, algo que beneficiaba a los madrileños. A la media hora, una volea de Calleri se encontró con la mano del portero visitante que envió la pelota a córner. Un minuto más tarde fue Javi Castellano el que probó fortuna. También encontró respuesta positiva del guardameta. Las Palmas parecía despertar de un partido soso y con demasiadas imprecisiones. A los equipos les vino bien llegar al descanso (0-0) para refrescar ideas.


Mal comenzaron las cosas para Las Palmas con el gol del Leganés (m. 46) en un rápido contragolpe que resolvió Beauvue. Jonathan Calleri mandó el balón al lateral de la red en la siguiente acción de ataque, tras genial pase de Viera, el jugador al que más faltas y agarrones le hicieron en todo el partido.


El paso de los minutos reforzaba más la confianza del Leganés. Las Palmas, por el contrario, agachaba la cabeza ante la desesperación de querer y no poder. El fútbol de destrucción se impuso al de creación. Bien armados atrás los madrileños, fue imposible hacerles una jugada clara de gol en noventa minutos.


El extremo argentino Hernán Toledo creó peligro con sus regates e internadas, pero Las Palmas pecó de acierto ante un Leganés con más empaque 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario