siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Canarias con el comedor escolar más barato. Lógico, se usa sobre todo por motivos económicos

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / CANARIAS@NOTICIAS


Los comedores escolares de Canarias son los más baratos de España. Lo concluye la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) en su Estudio sobre comedores escolares y compra próxima, donde recuerda que, según una encuesta propia, en 2016 más de la mitad de las familias utilizaban el comedor escolar de forma diaria (52,55%) frente a un 11,19% que no lo hacían porque no contaban con dicho servicio y otro 4,87% que no lo usaban por motivos económicos.


Después de varios años de subida de precios de los menús escolares, en este nuevo curso que está comenzando se han congelado sus costes en todas las comunidades excepto en Asturias y Murcia, donde han subido, aunque los importes de estas comidas son muy diferentes por regiones y llegan a duplicarse entre unas y otras.


Navarra y Cataluña, con 6,25 y 6,20 euros de precio medio por día respectivamente, son las autonomías con los menús más caros en los colegios, mientras que Canarias (3,30 euros) y Asturias (3,50 euros), además de las ciudades autónomas de Ceuta (3,55 euros) y Melilla (3 euros), son las que tienen un menor coste.


Entre quienes usaban este servicio opcional, el 84,19% afirmaba no tener ayudas y, de este porcentaje, el 24,25% tenía problemas económicos para poder pagarlo. No obstante, casi todas las regiones disponen de ayudas o becas de comedor.


La presidenta de la Ceapa, Leticia Cardenal, ha reclamado, con motivo del inicio del curso escolar, precios más ajustados para los comedores escolares y ha abogado por que los centros escolares vuelvan a tener su propia cocina para preparar sus menús diarios.


Por su lado, el informeDatos y cifras. Curso escolar 2016/17, del Ministerio de Educación, señala que en 2014-15 el 58,1% de los centros públicos ofertaba comedor escolar, el 85,7% de los concertados y el 66% de los privados. 


Los datos son desiguales por etapas educativas, especialmente en ESO: en la escuela pública solo tienen dicho servicio el 17,6% de los centros, en la privada concertada ese porcentaje sube hasta el 88,9% y en la privada al 92,3 %. Ceapa ha recordado que en seis comunidades descendió el precio del menú diario es sus centros educativos en el curso 2016-17 con relación al anterior: Murcia, Baleares, Castilla y León, Cantabria, Aragón y Andalucía. Por el contrario, se incrementaron los precios en Madrid (1,24 %).

1 Comentarios

1

La alimentación es uno de los pilares de la salud y del bienestar humano. Tener unos hábitos de vida saludables repercute tanto en la propia persona como en el resto de la sociedad, puesto que no solo previene enfermedades sino que también repercute positivamente en otros ámbitos, como el medioambiental o el agrícola y ganadero, al fomentar fórmulas de consumo diferentes. Se trata de una cuestión que atañe a la persona desde sus primeros años de vida, por lo que tanto sus progenitores como el resto de actores sociales deben velar para que el derecho a una buena alimentación se cumpla. En este sentido, tanto el sistema público sanitario como el sector educativo son responsables directos de que las personas adquieran una serie de conocimientos, actitudes y valores para conseguir dicho objetivo, especialmente durante la infancia. Esto debe realizarse no solo a través de su inclusión en los contenidos del currículo, sino también mediante líneas transversales, entre las cuales es indudable que se encuentra el servicio del comedor escolar. Dicho servicio, a pesar de que actualmente la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias lo considera como “un servicio complementario educativo a la enseñanza, compensatorio y social” (según aparece en el Marco Normativo para la gestión de Comedores Escolares), entendemos que se trata de una herramienta educativa fundamental para el desarrollo posterior de las niñas y los niños. En los comedores escolares no solo se alimenta, también se enseñan pautas de comportamiento y sociabilidad, hábitos saludables, al tiempo que se valoran diferentes tipos de alimentos, etc. Debería ser, además, un espacio para valorar la gastronomía local, conocer los productos de temporada, etc. En este sentido, la existencia de personal y de cocinas propias en muchos de los centros educativos de Canarias ha significado durante mucho tiempo que muchos de estos objetivos se cumplan, y más aún cuando se le ha dado impulso a la entrada de los “Ecocomedores escolares”. En los últimos años, y lejos de mejorar e incentivar estas iniciativas, hemos visto cómo la Consejería de Educación ha fomentado la eliminación de los comedores escolares, dejando en manos de las direcciones de los centros y de sus Consejos Escolares la decisión de continuar con ellos o contratar a una empresa externa (un catering) para su desarrollo. Con ello han dejado la educación alimentaria, tan importante para el desarrollo de las niñas y los niños, en manos del sector privado, que busca ante todo un beneficio económico. Desde hace unos meses, y ante la privatización de numerosos comedores escolares de Tenerife, el personal que presta (o prestaba) dichos servicios ha decidido secundar una huelga para evitar que el proceso continúe y se vean mermados los derechos del alumnado a recibir una alimentación saludable. En ningún caso se puede considerar sano comer unos platos que han sido elaborados a una distancia considerable del centro, con ingredientes de baja calidad, ricos en grasas saturadas y en muchos casos recalentados momentos antes de ser servidos. Esto resulta más preocupante si tenemos en cuenta que, en el contexto de emergencia social en el que vivimos, muchos de los niños y niñas no realizan otra comida mejor en sus casas, con lo cual su alimentación será aún más pobre. Es probable que el personal contratado por la empresa no le dé pautas de conducta al alumnado mientras come, ni pueda quedar más allá de su horario de trabajo porque algún padre o madre se retrasa. Hay que tener en cuenta, además, que se trata de un servicio con una huella medioambiental muy alta, en el que se utilizará con mayor abundancia envases de un solo uso (vasos, cubiertos, platos, plásticos que envuelvan alimentos, etc.). Ninguno de los factores señalados, introducidos al contratar a una empresa de catering, favorece al sistema educativo: 1. Al alumnado, porque no le permite su derecho a una educación alimentaria que le permita la consecución de unos hábitos de alimentación saludables, además de la adquisición de unas pautas de conducta a la hora de comer (higiene, horarios, uso de los cubiertos, tranquilidad para ingerir los alimentos, etc.) 2. Al alumnado y a sus familias, porque la no adquisición de hábitos saludables de alimentación puede acarrear serios problemas de salud en el futuro, como la obesidad infantil, el colesterol o la diabetes. 3. A todo el sector educativo, porque se está incentivando la utilización de productos de un solo uso, se fomenta el consumo de productos no locales, de agricultura y ganadería intensivas, sin tener en cuenta la gastronomía ni los valores culturales intrínsecos a ella. 4. Al “Programa de Ecocomedores Escolares” incentivado por la propia Consejería de Educación. 5. A las familias, porque en ocasiones se encarecen los precios y muchas tendrán que renunciar al servicio. 6. A las familias, porque en ocasiones podrán ver mermados servicios que ahora realiza también el personal del comedor, como la acogida temprana. 7. Al personal de los comedores escolares, que son reubicados muchas veces en otros puestos que no les corresponden. 8. A la sociedad en su conjunto, porque un servicio público que se recorta es un derecho que perdemos en beneficio económico de unos pocos.

escrito por Santiago Pérez Valdivia 26/sep/17    10:13

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario