El Consejo de Administración de la empresa pública Fomentas aprueba por unanimidad un ambicioso Plan de Actuación para 2018

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / TELDE


El Consejo de Administración de la empresa pública de Vivienda y Suelo, Fomentas, aprobó este jueves por unanimidad un ambicioso Plan de Actuación, Inversión y Financiación 2018.


Este PIAF 2018, que salió adelante con los votos de todos los presentes -la alcaldesa, los portavoces de los tres grupos políticos que conforman el Gobierno y el representante de Más por Telde- recoge la previsión de los ingresos y gastos de Fomentas durante el próximo año, sumando a esto que durante la reunión del consejo también se analizó el grado estimado de ejecución con el que se cerrará el presente 2017.


La cantidad estimada de ingresos y gastos de 2017 es de 4.972.245,05 euros, mientras que en 2018 el montante previsto es de 5.821.972,58 euros. En ambas anualidades se prevé que el cierre de la cuenta de pérdidas y ganancias arroje un saldo positivo, lo que ofrece una nueva muestra del cambio producido durante los últimos años en la empresa, con una mejora en su economía que la acerca cada vez más a cerrar su proceso concursal y por tanto a su total saneamiento.


Estos avances han permitido a Fomentas ampliar su capacidad de actuación, que como proyectos más relevantes, entre otros, durante este bienio tendrá la finalización de la I Fase del Área de Rehabilitación y Regeneración urbana de Jinámar -480 viviendas- y el inicio de la II Fase de ese mismo ARRU -392 viviendas-, así como la rehabilitación de los edificios de Los Marinos de Melenara -132 vivendas-, que atiende a una reivindicación histórica de los vecinos y vecinas, sumando así un total muy cercano a las 1.000 viviendas rehabilitadas.


La financiación proviene tanto de los fondos municipales como de los convenios rubricados con otras Instituciones. En el caso de Los Marinos el presupuesto cercano al millón de euros de la obra que se licitará próximamente pertenece por entero al FDCAN, mientras que en la I fase del ARRU de Jinámar participan todas las Administraciones a través del Convenio Estatal de Vivienda, y en la II Fase se repetirá esta fórmula añadiéndole el dinero conseguido en las negociaciones para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado 2017.


La intención del Gobierno municipal es la de ir completando los trabajos en el Valle de Jinámar hasta culminar así la rehabilitación de las 4.709 viviendas que lo conforman.


Fomentas continuará igualmente con la actividad que viene desarrollando para la paralización de desahucios a través de la Oficina de Intermediación Hipotecaria, además de seguir ofreciendo asistencia a los demandantes de vivienda pública y gestionando la adjudicación de viviendas vacantes.


Reflote de las empresas públicas


La situación económica cada vez más desahogada de Fomentas le está permitiendo acometer esas obras de envergadura, no solo mejorando la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas sino también contribuyendo a la creación de empleo -directo e indirecto- en el municipio y en la isla, además en un sector, el de la construcción, de los más castigados por la crisis.



A la buena coyuntura de la empresa de vivienda se une la de Gestel, también pública y que gestiona la actividad cultural municipal. Gestel, que corría el riesgo de ser cerrada por los planes de ajuste a los que está sometido el Ayuntamiento, presentó un superávit en sus últimas cuentas, y lo hizo aumentando el número de actividades culturales y el de público asistente a las mismas. Asimismo, aprobó este martes su Plan de Actuación, Inversión y Financiación 2018, en el que se recoge un refuerzo económico para la Escuela Municipal de Música y Danza. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.