La PAH de Tenerife y la actitud del Cabildo

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / OPINIÓN / EDITORIAL



El pasado 12 de julio nos concentrábamos frente al Cabildo La PAH Tenerife junto a compañeros de otras plataformas, entre las que estaba Montaña Clara, movidos por la convocatoria del Consejo Insular de Vivienda a la que habían sido invitados por la Sra. Marta Arocha, flamante nueva Directora Insular de Vivienda, colocada por el Sr. Aurelio Abreu en el Cabildo para vender su fórmula magistral antidesahucios: Base 25, a golpe de titulares. Consejo, del que esta plataforma forma parte desde su constitución en el año 2015, y en el que coordina la Mesa de Análisis, Estudio y Propuesta al Instituto Canario de la Vivienda de la Oficina de intermediación y Protocolo Antidesahucios y de Personas Sin Hogar; que jamás fue convocado, a pesar de haber invitado a su participación en él a Montaña Clara y otros, el día 13 de julio, quedando “desconvocado”, para sorpresa de todos, la mañana del 12, cuando decidimos concentrarnos a las puertas del Cabildo durante dos días, haciendo coincidir nuestra protesta con ese acto, por los desalojos ejecutados por entidades financieras. 


Como el desalojo de cuarenta y una familias de San Isidro y por los que estaban por venir: dos de los que se producirían el mismo día 13. ¿Casualidad? No. Tan sólo una mentira más, pues dicho Consejo ni constaba en la agenda de actos del propio Cabildo, como pudo constatar una de las periodistas que se encontraba presentes ese día. Claro, que, últimamente, al Sr. Aurelio Abreu y a la Sra. Marta Arocha no les interesa nada coincidir en reuniones, ni públicamente, con esta platafor ma, mucho menos en espacios como el Consejo Insular de Vivienda, donde tenemos voz y con el que tiene la deuda de volcar el trabajo realizado estos últimos dos años. 


Y será posiblemente porque no quiera que le afeen las portadas que vende a golpe de prensa de la mano de Cáritas, y menos tras las feas jugarretas y desprecios hechos a nuestra compañera Inma Évora, quien puso a disposición de todos ellos sus conocimientos, su experiencia y buen hacer, que se tradujo en un modelo de intervención para la prevención del sinhogarismo, y varios modelos de protocolos de actuación en situaciones de desahucios, que sirven de “inspiración” para proyectos como Base 25, y que aún no han visto la luz en el Consejo Insular de Vivienda. Curioso, porque sí han dado lugar a u na financiación de medio millón de euros y a la réplica por parte del Gobierno de Canarias, pero que jamás funcionarán sin la constitución de un parque de viviendas que dé una solución digna a todas y cada una de las personas que lo necesitan, sin prejuici os ni filtros, que no perpetúe el asistencialismo y la caridad como modelo de Atención Social. 


En la última semana, nos concentramos tres veces. Dos desalojos, uno parado y otro perpetrado. Tres menores y dos adultos a la calle, sin atención. Un caso que venía planteándose ante los servicios sociales desde hacía dos años. Tres intentos de desalojo, tres intervenciones para su paralización, hasta que ya no pudo ser… Y ¿cuál fue el resultado? La calle. 


Fueron desalojados de su vivienda por orden del Juzgado de Primera Instancia Nº1 de La Laguna, sin considerar que no tenían vivienda alternativa, ni las consecuencias de la orden, en particular sobre sus hijos menores de edad, sin garantías judiciales, sin que se les concediera una alternativa, dejándolos en la calle sin ingresos suficientes para acceder a otra vivienda en alquiler; siendo demandantes de vivienda pública. Ni una llamada ese día, pero si muchas excusas como justificación. 


Llamadas que no se hicieron y citas que se obviaron. Una reunión con Pino d e León, Directora de Vivienda, que cuyo discurso aprendido, se centra en repetir una y otra vez: proyecto, proyecto, Cáritas, Cáritas, que se ha convertido, al parecer, en el nuevo jabón lava imagen de Cabildo y Gobierno de Canarias, que trata de suplir la acción del movimiento ciudadano infiltrando a sus trabajadores en los movimientos sociales y pescando casos entre unos y otros para rellenar portadas junto a los políticos de turno, ante una realidad que se come a los más necesitados. 


Es verdad que necesitan tocar más calle, sí, y vivir la realidad que muchas personas viven, la de verse forzados a sobrevivir buscando soluciones entre la miseria y los restos de un sistema de atención social desmantelado por la mala gestión y la corrupción política. Aunque esta vez, otra vez más, la solución la ha buscado la gente de la calle. Tatiana, madre de tres menores a quien el Ayuntamiento de La Laguna abandonó a la suerte de la calle el pasado jueves trece, una vez más, ya tiene un techo. 


Ha sido la solidaridad del pueblo quien lo ha hecho posible. No ha tenido que separar a sus tres hijos de su padre, que tampoco ha tenido que dormir en el albergue, solo, alejado de su familia. Hoy, tienen una alternativa y sus hijos no tendrán que escuchar a otros niños decir que s on ocupas, despectivamente, gracias a la empresa donde ahora trabaja, paradójicamente dedicada a la salud, el bienestar y el descanso, Conforthogar, cuya propietaria, al enterarse de la situación, decidió pagar la fianza, el mes de entrada y los gastos de contrato, para que pudiera acceder a una vivienda de alquiler, algo que no hubiera podido hacer por sí sola. Ahora le queda la incertidumbre de si podrá afrontar cada mes el pago del arrendamiento, agua, luz, y comunidad y cubrir las necesidades básicas de sus hijos, para no volver a ser desahuciada de nuevo. 


Sr. Abreu, Sra. Marta Arocha, Pino de León y compañía, a golpe de portadas no se crea un Parque de Viviendas, las portadas son papel que dura un día y la vivienda una necesidad real para toda la vida.




¡Parque de Alquiler Social, ya!


Pah Tenerife

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.