Fernández lleva al PSOE a la abstención con el 'no' de catalanes y vascos

|



Manel Manchón

Barcelona

ED@


Mal menor. Esa es la tesis de Javier Fernández, el presidente de la gestora del PSOE, para llevar al partido a la abstención y permitir la investidura de Mariano Rajoy. La mayoría de diputados ya está en esa posición, salvo el PSC y los socialistas vascos, que trataran de que se respete su rechazo a Rajoy.


La reunión de Javier Fernández con el grupo de diputados y senadores socialistas ha servido para racionalizar el problema. La disyuntiva no se establece entre apoyar o no a Rajoy, si no entre permitir su investidura o forzar una terceras elecciones. Y la idea es que sea el comité federal quien se decante por una de esas dos opciones. Fernández lo ha convocado para este domingo.


Rechazo a Rajoy


Pero hay excepciones. Aunque los diputados más cercanos a Pedro Sánchez han comenzado a interiorizar la situación,con una afirmación clara de César Luena, el ex secretario de organización, en el sentido de que respetarán "la democracia", el voto mayoritario que salda de ese comité federal, los socialistas catalanes y vascos mantienen su contundente rechazo a Mariano Rajoy.


Eso puede crear un monumental problema en el PSOE, porque ni la gestora ni Susana Díaz, la presidenta andaluza, y la verdadera líder en estos momentos del PSOE, quieren tolerar una abstención parcial.


Respeto al comité federal


En la reunión de este martes, en cualquier caso, la opción ha quedado clara: lo mejor es impedir unas terceras elecciones, y eso quiere decir que el PSOE se abstendrá y permitirá la investidura de Rajoy. Según Fernández, "lo que hay es una disyuntiva, una elección entre abstención o elecciones. Estamos en el territorio del mal menor, ninguna opción es buena. Pero abstenerse no es apoyar. La abstención sólo es posible cuando no hay ninguna alternativa", y ese es el caso, a juicio de la gestora del PSOE.


El rechazo se concentra ahora en el PSC, con Miquel Iceta a la cabeza, que sugiere una abstención parcial, para permitir el arranque de la legislatura, y en el PSE, con Odón Elorza como principal dirigente. También rechazan abstenerse algunos diputados muy cercanos a Pedro Sánchez, como Margarita Robles, que fue número dos por Madrid, pero como independiente.


Lo que reclama la gestora es respeto a la decisión que se tome en el comité federal. Y será severa con los diputados que rompan el sentido de esa votación. En juego está, por tanto, la ruptura entre el PSOE y el PSC, o entre el PSOE y el PSE.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.