El desfile del 12O anticipa la próxima investidura de Rajoy

|


3904836688 54071b4265 5@DIGITAL / con información de EFE


Un desfile pasado por agua y con inusuales novedades políticas para un evento básicamente protocolario. El desfile del 12 de Octubre, Fiesta Nacional, ha transcurrido bajo la atenta mirada de los fotógrafos, pendientes de cada gesto de los presentes. Entre las ausencias, dos destacadas: la de la alcaldesa de Madrid,Manuela Carmena, en viaje institucional en Colombia, y la de los líderes dePodemos, que han declinado acudir al acto. 


Tampoco han estado cinco presidentes autonómicos, entre ellos los representantes catalanes y vascos, Carles Puigdemont e Iñigo Urkullu. Pero sí los cinco barones socialistas con bastón de mando en un territorio –muchas de las miradas se han dirigido a Susana Díaz y a su saludo cómplice con Mariano Rajoy—, incluido Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora que desde hace dos semanas dirige el PSOE.

Entre lo más comentado, el paraguas compartido por Rafael Hernando y Antonio Hernando, portavoces parlamentarios del PP y el PSOE, respectivamente. Ambos han conversado cordialmente durante buena parte del acto.

Nueva relación y escenario

Los gestos, pero también las palabras, han escenificado la nueva relación entre el todavía gobierno en funciones y el nuevo PSOE surgido tras la salida de Sánchez. Un partido que ahora se debate sobre cómo darle forma a una abstención que parece clara, a pesar de la oposición firme de algunos líderes y territorios. Por encima de todos el PSC, o la federación balear liderada por Francina Armengol, presente en el desfile de este miércoles.

El propio Rajoy no oculta este nuevo escenario. En un corrillo con periodistas, durante la recepción ofrecida por los reyesen el Palacio Real, el líder de los populares ha admitido que la interlocución con los socialistas es ahora "más fácil" que hace semanas.


Durante esta recepción el presidente del gobierno en funciones ha tenido un rato para conversar con los presidentes autonómicos del PSOE, ya que todas las autoridades estaban en la misma sala, informa la agencia EFE.


"La fecha importante, el 23"

Con todo, Rajoy se esfuerza en mostrar altas dosis de prudencia. "Lo mejor que puedo hacer es estar callado", ha señalado. Para a continuación señalar la jornada clave para su más que probable investidura. "La fecha importante es el 23". Entonces se celebrará el comité federal del PSOE, el cónclave del que previsiblemente saldrá la decisión definitiva del partido sobre qué hacer durante la votación de investidura.

Justo un día después se iniciará la ronda de consultas convocada por el rey, previstas para el 24 y 25 de octubre.


Ajustando mucho los plazos, el pleno para elegir casi un año después nuevo presidente del gobierno podría tener lugar antes del final de mes, el 28, el 29 –en estas dos fechas tendrá lugar la Cumbre Iberoamericana, a la que es posible que acuda únicamente Felipe VI—o el 30 de este mes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.