La insólita definición de corrupción, según Ciudadanos y Pp

|




LA CASA DE MI TÍA.-


La corrupción, es decir, lucrarse y financiarse con dinero en política, ha sido y es, más que una mala maña del Pp, la auténtica razón de ser de ese partido que usurpa el digno apelativo de popular. La horda ppera está, toda ella, en política, para forrarse. Ya lo dijo Zaplana y lo corroboran los hechos. El partido llamado popular tiene "severísimos problemas con la corrupción", en palabras de Antón Losada.


Por eso, cuando Rivera mandó su mensaje a Rajoy con los puntos de "lo tomas o lo dejas", ya sabíamos que iban a buscar mil y una tretas para dejar las demandas en puro papel mojado. Ni las reformas laborales pperas se derogan, ni los recortes se tocan, ni se democratizará el funcionamiento de los partidos, ni se cargarán la LOMCE. Ni, muchísimo menos, se llevará a la práctica real la represión de la corrupción.


En las larguísimas negociaciones entre las huestes de Rajoy y de Rivera, para ver el alcance de aquello de "lo tomas o lo dejas", ya han salido perlas significativas, como lo de retirar el nombre de Bárcenas del texto o la nueva tipificación de la figura de la corrupción, que ahora pretenden diferenciar de los hechos que sean por "meter la pata". Es decir, que si una persona con poder para ello concede un contrato irregular o paga una factura tramposa, esa persona no es corrupta, porque, dicen, "no se ha enriquecido con su acción". O esa cínica exclusión de los casos de evasión de impuestos, que evidencian la permanencia de la mentalidad de la derecha que frivoliza y justifica el delito fiscal.


Es la doctrina que en Canarias ha consagrado la nefasta coalición que tiene poco de canaria y mucho de corrupta. O el Pp canario, que no se le queda atrás. Una artimaña que impide el enchironamiento del o de la granuja de turmo, porque solamente totorotas de solemnidad iban a firmar un recibo por la cantidad mordida, ni se puede demostrar la relación entre un abono en una cuenta bancaria y el delito respectivo. Es la artimaña que le da impunidad a pillos como Zerolo o el ahora estudiante en Harvard, Soria. Es la argucia que permite que, por ejemplo, los mercenarios concejales chicharreros que aprobaron el pelotazo de Las Teresitas estén libres de su culpa, porque no se les puede probar el nexo entre el enriquecimiento y su fechoría.


Pues yo, para que se enteren las bandas del Pp y de Ciudadanos, para que se sepa porqué no se puede apoyar la investidura de Rajoy y Rivera su profeta, proclamo que quien concede un contrato o paga una factura saltándose el interés colectivo y beneficiando a un determinado fulano, o cobra por ello, por lo que es culpable de corrupción; o no cobra, y entonces es un pollaboba colosal. Condiciones ambas, la de corrupto o la de pollaboba, que incapacitan absolutamente para ocupar un cargo político.


Y añadiré que la corrupción solamente se eliminará cuando se haga una ley de contrataciones con el estado con sentido de la lógica, que establezca con claridad las condiciones y que obligue a que en las mesas de adjudicación y en los procedimientos de intervención esté presentes representantes de todos los partidos, incluyendo, claro, a la oposición. Y cuando la justicia actúe de oficio en el caso de los signos externos de riqueza que no se expliquen con los ingresos declarados.


http://www.huffingtonpost.es/2016/08/23/pp-ciudadanos-corrupcion_n_11663320.html

http://politica.elpais.com/politica/2016/08/23/actualidad/1471936625_308719.html

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.