El primer colombiano con oro olímpico, pero sepa por lo que pasó en su vida

|




EP / MUNDO 


Óscar Figueroa, el pesista que se convirtió este lunes en el primer hombre de Colombia en ganar un oro en unos Juegos Olímpicos, probó con su gesta que es posible ganarle a la guerra y los problemas médicos y judiciales que marcaron su vida.


Figueroa, de 33 años, obtuvo la presea dorada en halterofilia en la categoría de 62 kilogramos, uniendo así su nombre al de la también pesista María Isabel Urrutia (Sídney-2000) y la bicicrosista Mariana Pajón (Londres-2012), ganadoras hasta ahora de las únicas medallas olímpicas de oro para Colombia.


Nacido en el municipio de Zaragoza (Antioquia), una zona marcada por el conflicto armado que ha azotado por más de medio siglo a su país, Figueroa es uno de los 6,9 millones de desplazados forzados por la violencia.


Tenía nueve años cuando su familia dejó su pueblo en el Bajo Cauca por los enfrentamientos entre guerrilla y paramilitares. “Nos marcó en su momento”, pero eso “ya quedó en el pasado”, dijo en abril a la AFP el pesista, que consiguió el único récord olímpico para Colombia en Londres-2012, al registrar en envión 177 kilogramos en la categoría de 62 kilos.


Figueroa recibió el pasado enero un implante de dos vertebras, tras una escoliosis, durante una operación que le generó molestias y lesiones, y que puso en duda su desempeño en Brasil.


Por ello, en sus primeras palabras como medallista olímpico dedicó el triunfo al doctor Jorge Felipe Ramírez, “por haberme hecho una gran rehabilitación” y permitir que “mi columna esté 100% con lacirugía que se me practicó”.


En junio, el deportista fue condenado a 16 meses de prisión —si bien pudo salir en libertad condicional— tras declarársele culpable de denunciar un falso robo de un automóvil, que había adquirido a su nombre para un amigo.


La condena condicional exigía al pesista una fianza de 700.000 pesos (unos USD 230) y un período de prueba de dos años para evitar la cárcel. El fallo no impidió al colombiano asistir a Rio-2016 y salir del país.


“Eso no ha sido una distracción”, señaló Figueroa sobre el caso judicial. “Estoy cansado de la violencia. No sé por qué la prensa sigue realizando estas preguntas negativas. No quiero ser el portador de malas noticias. Yo estoy aquí para dar buenas noticias. Noticias buenas a mi país”, añadió.


Figueroa explicó que se quitó los zapatos cuando fue coronado campeón porque se sintió conmovido por el momento y sentía que era la forma de cerrar su exitosa carrera. “Ya prácticamente me voy a retirar. Por eso me los quité, por la emoción. Había buscado esto tantos años y quería retirarme con una presea dorada”.


Su madre, Hermelinda Mosquera, no podía ocultar el goce. “Esto es una alegría inmensa, el ver el triunfo que ha podido obtener Oscar. ¡Gracias a mi Oscar, gracias!”, declaró a la televisión colombiana, tras contar que viajó a Brasil sin que su hijo supiera para evitar desconcentrarlo.


El propio Juan Manuel Santos siguió muy de cerca en su despacho este lunes las pruebas que le dieron la medalla, según fotos divulgadas por la Presidencia.


“Colombia empieza a cosechar triunfos en Olímpicos. ¡Óscar Figueroa, oro en levantamiento de pesas!”, tuiteó el jefe de Estado tan pronto en la televisión toda Colombia podía ver al flamante campeón lagrimeando de emoción.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.