Las rebajas electoralistas de impuestos costaron 4.813 millones

|



LIBRE DIARIO @ DIGITAL / ECONOMÍA @ DIGITAL 


La reforma fiscal, que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó pocos meses antes de convocar las elecciones generales del 20D, tuvo un impacto negativo de 4.813 millones de euros en la recaudación del IRPF del pasado año. De ellos, 3.822 millones procedieron de la rebaja del tipo en las retenciones del trabajo, según el informe anual de recaudación 2015 que elabora la Agencia Tributaria (AEAT).


Este impacto no pasó desapercibido en Europa. El Gobierno aceleró este junio la recaudación de unos 6.000 millones a través de una nueva reforma del impuesto de sociedades para evitar la multa de Bruselas por exceso de déficit. La maniobra, que diseñó el ministro en funciones de Hacienda, lejos de ser momentánea, ha llegado para quedarse.


El resto de partidas recortadas en 2015 tuvo una repercusión menor que el IRPF, ya que 453 millones fueron consecuencia de la disminución del tipo sobre actividades profesionales, 271 de las retenciones de capital y 267 millones por las nuevas deducciones anticipadas a familias numerosas y dependientes.


En cambio, y fuera de la reforma fiscal, por el IRPF se recibieron ingresos adicionales de 349 millones por retenciones derivadas de la recuperación de la paga extra de 2012 por parte de los empleados públicos, que comenzó a producirse en 2015.


El impacto del impuesto de sociedades


Además, la eliminación en 2013 de la deducción por compra de vivienda, tuvo un impacto positivo de 90 millones, frente al signo negativo de 16 millones que supusieron las medidas de apoyo a los emprendedores. Todo ello implicó que el efecto negativo sobre la recaudación de los distintos cambios normativos del IRPF fuera de 4.390 millones.


En el impuesto sobre sociedades los cambios normativos tuvieron un impacto negativo de 3.041 millones. El efecto de la reforma se elevó a los 1.089 millones (974 millones en los pagos fraccionados y 115 en las retenciones del capital).



También destacan los efectos negativos de 1.871 millones en la recaudación de la supresión de la limitación en la posibilidad de deducir los gastos de amortización; de 46 millones en el comienzo en 2015 de la reversión de las cantidades que no pudieron deducirse en 2013 y 2014; y de 29 millones de la reducción en el tipo de las nuevas empresas.


Impacto de otras reformas


Además, la reforma supuso unos menores ingresos en el impuesto sobre la rentade los no residentes (IRNR) por valor de 82 millones. El impuesto sobre el valor añadido (IVA) no experimentó cambios esenciales, aunque la recaudación sí se vio afectada por algunas modificaciones legales o de gestión.


El mayor impacto vino del cambio en la forma de liquidación del IVA de importación, ya que el nuevo régimen que comenzó en 2015 implicó que parte de los ingresos por importaciones que antes se liquidaban en Aduana se recuperaban, unos meses después, a través de menores devoluciones, lo que hizo que estos ingresos se trasladaran a 2016.

Por ello se produjo una merma en la recaudación de 2015, por valor de 1.162 millones, que se recuperaron en los primeros meses de 2016. En sentido inverso, la introducción en 2014 del régimen de IVA de caja provocó un traslado de ingresos a 2015 por valor de 65 millones.


Principales desfases


El único cambio en el gravamen fue la elevación del tipo en algunos productos sanitarios y en operaciones de notarios y registradores para armonizarlo con el resto de la UE, lo que generó ingresos extra por importe de 387 millones. Respecto a las previsiones presupuestarias sobre los ingresos en 2015 hubo un desvío negativo de 4.103 millones.

Los principales desfases negativos se dieron en el impuesto sobre sociedades (2.928 millones), en el impuesto sobre hidrocarburos (912 millones) y en el IRPF (611 millones)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.