La mayoría de españoles cree que Rajoy no podrá gobernar en minoría

|



Siguen siendo mayoría (55%) los que piensan que, tras el resultado electoral, corresponde al Partido Popular intentar poner en marcha un Gobierno. Esa convicción, sin embargo, comienza a descender ligeramente respecto al sondeo de Metroscopia del pasado 6 de julio. La razón: van pasando las semanas sin percibirse avances, y los electores del Partido Socialista, fundamentalmente, se han ido atrincherando en la misma medida en que lo hacía la dirección del partido. 


Mariano Rajoy va a tener que realizar un esfuerzo extra para intentar convencer a las formaciones de las que espera obtener un apoyo expreso o una abstención, Ciudadanos y el PSOE, porque su falta de pasos concretos durante estas semanas solo ha servido para que ambos se encastillen en una posición de rechazo en la que les siguen sus propios votantes. El simple cálculo de los votos que tiene cada partido, y la propia insistencia del PP en señalar cuál sería la solución para desenredar este nudo, han llevado a la mayoría de los consultados al convencimiento de que la respuesta está en manos de los socialistas.


La abstención del PSOE


Un 66% de los españoles cree que, para evitar que hubiera terceras elecciones, el PSOE debería abstenerse y dejar gobernar a Rajoy a cambio de una serie de reformas pactadas. Los socialistas descartan radicalmente esta opción porque, según ha explicado Pedro Sánchez, “no vamos a votar a quien queremos quitar”. Argumentan además los dirigentes de este partido que sus militantes no entenderían ni perdonarían un movimiento así. Por eso resulta llamativo que, en la encuesta de Metroscopia, son mayoría los votantes socialistas (63%) los que defienden la opción de una abstención a cambio de exigir al PP reformas concretas, para permitir de este modo que eche a andar un nuevo Ejecutivo.

Salvo los votantes de Unidos Podemos, partidarios en su mayoría de que se repitan las elecciones antes de que haya un Gobierno del PP (59%), la base electoral de los principales partidos señala como opción más deseable una abstención del PSOE.


No toda la responsabilidad por la parálisis política recae sobre los socialistas. Excepto los votantes del PP, que están convencidos de que Rajoy debe ocupar la presidencia del Gobierno —es llamativo sin embargo que casi un 30% de ellos ponga en duda su figura—, la gran mayoría de los seguidores del PSOE, de Ciudadanos y de Unidos Podemos se muestran partidarios de que el líder del PP debería renunciar a su aspiración si eso contribuyera a facilitar la formación de un Ejecutivo.


Una legislatura difícil


Los españoles tienen claro, igual que parece tenerlo el propio Rajoy, que incluso si el candidato del PP logra su propósito, no va a tener las cosas fáciles.


Un 87% de los consultados sabe que el Partido Popular no podrá gobernar con comodidad, y que para cualquier medida concreta, cualquier iniciativa legislativa o cualquier acción política no le va a quedar más remedio que buscar constantemente el apoyo parlamentario de otras formaciones.


Por todas esas dificultades que aparecen en el futuro cercano y a medio plazo, un 69% de los españoles intuye, y así lo expresa en el sondeo, que la legislatura que ya ha arrancado será corta, y que no tardará demasiado en convocarse una nueva cita electoral.


Y sin embargo, a pesar de dos convocatorias a las urnas en un breve espacio de tiempo y de largos meses de bloqueo político en institucional, los electores se refirman en su predilección por el multipartidismo. Son mayoría (61%) los que piensan que es mucho mejor para el sistema democrático que tengan representación parlamentaria varios partidos de tamaño similar, ya que eso aumenta el pluralismo.


Esa preferencia por un escenario político más diverso, sin embargo, no es uniforme. En la división bipartidismo/multipartidismo se aprecia con claridad una brecha generacional y educativa. Los partidarios de que haya más de dos formaciones en liza son votantes jóvenes, con un nivel de estudios medios y altos y, en su mayor parte, votantes de Unidos Podemos y de Ciudadanos. Los defensores del bipartidismo son gente mayor, con un nivel de estudios medio y bajo, y en su mayoría votantes del PP. En este contraste entre la política tradicional y la nueva realidad, sin embargo, no es relevante, según el sondeo, ser hombre o mujer.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.