Café de color azul: ¿el último disparate vegano?

|




Las tendencias gastronómicas son como las divas de la música. Cuando el tiempo pasa y el interés nacional se viene abajo, comienzan a llamar la atención con un buen surtido de imbecilidades y escándalos con el único objetivo de mantenerse en la palestra. Cuando las cámaras desaparecen, recurren a las redes sociales y vuelta a empezar. Eso mismo le ha pasado a uno de los últimos coletazos del veganismo, que ha llegado a nuestras pantallas en forma de café azul. Señoras y señores, les presentamos el nuevo Blue Latte australiano.


Cuando cocinar es pitufar


El veganismo, que no es una moda pero así lo pintan, ha decidido en Australia rizar el rizo convirtiendo Instagram en el trampolín de este nuevo invento. En Melbourne, existe una curiosa cafetería llamada Matcha Milkbar donde han conseguido fabricar lo imposible: una leche de color pitufo. La curiosa mezcla se ha conseguido gracias al polvo de una especie de alga autóctona que tiene ese mismo color, limón, jengibre de ágave y, como no, leche de coco El resultado es una espesa leche completamente vegana, que sabe a algas marinas y que mezclan con café descafeinado. Es justo lo que el mundo necesita, un descafeinado con sabor a mar, quizás lo más parecido al café con gambas que piden los guiris en Benidorm en esta época del año.


Encontrar el color azul como tinte natural es tarea bien complicada. Hasta el día de hoy, conseguir el color azul sin recurrir al laboratorio apenas se conseguía gracias a la reducción de alimentos de color violáceo como la lombarda, y atenuantes como la leche de coco. Incluso existe en Malasia un arroz azul que se obtiene de la cocción con una flor de ese mismo color. Pero por otra parte, el color azul en gastronomía siempre va asociado a alimentos fríos, por lo que no suele estar muy presente en platos principales y se reserva para los postres. Pero estos australianos quieren romper el molde; y lo han hecho.


¿Cual es la clave del éxito?


Lo más sorprendente de todo esto, es que el vasito de ese café que sabe a roca de mejillón, cuesta aproximádamente ocho dólares. ¿Cómo es posible que hayan vendido según ellos mismos dicen, más de cien unidades en menos de una semana de vida? Estas son sus claves:


1- Es vegano


Porque sí, todo lo vegano sigue vendiendo por el mero hecho de ser vegano. ¿Qué más da que sepa a pesebre de tortuga si con ello contribuímos a preservar el medio ambiente? Nos hemos cansado de la leche de arroz, de la de almendras, de la de soja y de la de avena. Ahora queremos emociones fuertes que respeten a los animales, porque ser vegano aún se supone que es hipster y molón.


2- Es de colores


En este último año, Asia y Oceanía han sido los reyes de la comida de colores. Desde el Rainbow Chilled Cheese hasta el sushi de colores o el pan morado, hemos sido espectadores de toda una película multicolor de alimentos que han pasado por delante de nuestras narices. Ya pensábamos que habíamos enterrado a los macarons y los endemoniados cupcakes, cuando nos conquistan con el arcoiris culinario más absurdo de todos los tiempos. Y aunque las reacciones ante este fenómenos son adversas, muchos negocios se están forrando


3- Es el nuevo hype de Instagram


Los clientes del Matcha Mylkbar de Melbourne se han convertido a través de las redes sociales en los verdaderos brand ambassador de esta pócima surrealista. Y es que podemos encontrar comentarios y comentarios de internautas sobre lo "cuqui" que es el café. Las instantáneas son verdaderamente sorprendentes, aunque de todo menos apetecible, pero las visitas se multiplican y poco a poco el blue latte se está convirtiendo en la nueva sensación de Instagram.


4- Es antioxidante


No podía faltar la palabra de moda. Ya sabéis que desde que la super healthy people ha copado los titulares del universo foodie, absolutamente todo lo molón es antioxidante. Desde el aguacate hasta el anticongelante del coche, todo puede ser una bomba antioxidante si eres capaz de sacarlo en redes y que sea vitoreado por cientos de adictos al postureo virtual. Y aunque sí es verdad que las algas son alimentos muy nutritivos, ya uno empieza a estar cansado de que lo vendan como el Arca de Noé de la alimentación. Ya teníamos bastante con los runners y la espirulina ¿Acaso acabará la leche azul de algas con el reinado de la dichosa espirulina?


Más de las coloridas creaciones del local australiano.


Pocas empresas del mundo de la alimentación se han atrevido a innovar con una bebida tan de culto como es el café. Si queremos tomar un café diferente, recurrimos a cafeterías caras, a Starbucks o directamente nos vamos del país. En Australia, han decidido ponerse el mundo por montera y apostar por este tipo de guarrindongadas. Por no os lo perdáis, que no acaba aquí todo; el Matcha Mylkbar también apuesta por la leche de setas o la de remolacha. Que cada uno coma lo que quiera y pague lo que pueda pero, definitivamente, el veganismo a veces se os va de las manos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.