Alfonso García-Pozuelo, el primer gran empresario de la Gürtel que admite la financiación ilegal del PP

|

Parte del Escrito presentado en nombre de Alfonso García-Pozuelo ante el juez José de la Mata



  • El exgerente de Constructora Hispánica, Alfonso García-Pozuelo, reconoce al juez del caso que donó 30.050 euros para la campaña electoral del PP en las elecciones de 2003
  • El empresario admite que pagó otros 1,3 millones a antiguos cargos del partido y la cúpula de la trama; todo, a cambio de adjudicaciones en la localidad madrileña de Boadilla
  • García-Pozuelo es uno de los principales empresarios involucrados en el caso, procesado en dos piezas del 'caso Gürtel' y que también figuraba como donante de fondos a la caja b



Miguel A. Campos - Cadena SER - jueves, 28 de julio de 2016


El antiguo gerente de la empresa Constructora Hispánica, Alfonso García-Pozuelo, ha presentado un escrito a cuyo contenido ha tenido acceso la Cadena SER al juez que instruye el caso Gürtel, José de la Mata, en el que manifiesta que los hechos narrados por la Fiscalía Anticorrupción “son ciertos”.


Las acusaciones del Ministerio Público a las que se refiere García-Pozuelo son que el empresario pagó un total de 1.338.485 euros en concepto de mordidas entre los años 2003 y 2007 a cambio de adjudicaciones millonarias en Boadilla del Monte (Madrid). Pagos que fueron a parar al líder de la Gürtel, Francisco Correa; al exdiputado regional del PP en Madrid Alfonso Bosch; al exalcalde del mismo partido en Boadilla Arturo González Panero El Albondiguilla; al exconcejal, también del PP, José Galeote; al funcionario César Tomás Martín Morales; y al Partido Popular, que según Anticorrupción recibió de García Pozuelo “30.050 euros para la campaña de las elecciones municipales y autonómicas celebradas el 25 de mayo de 2003”.


En su escrito por el que Alfonso García-Pozuelo busca una reducción de la petición de condena en la pieza separada de la Gürtel que juzgará a 27 acusados por los hechos acontecidos en Boadilla, el epicentro de la trama, el empresario muestra su “arrepentimiento por la comisión de tales hechos”, se declara dispuesto a “reparar el daño” que pudiera acreditarse, y comunica que “ha abonado ya” la multa acordada por el juez como medida cautelar en el auto de apertura de juicio oral, hasta un total de 669.242,50 euros.


Alfonso García-Pozuelo es un empresario clave y de los más relevantes en el caso Gürtel. Con su empresa de tamaño medio, llegó a competir con las grandes constructoras del país por contratos del AVE y obtuvo adjudicaciones de esta infraestructura durante el mandato de Francisco Álvarez Cascos en el Ministerio de Fomento.


García-Pozuelo se sentará en el banquillo por esta pieza del caso en Boadilla, pero también en el juicio principal que arranca el próximo 4 de octubre, que dirimirá los hechos acontecidos entre 1999 y 2005. En la búsqueda de un acuerdo con la Fiscalía, García-Pozuelo ya confesó de cara a ese juicio de octubre que había repartido comisiones a varios de los acusados, entre ellos a Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo de Alarcón y antiguo marido de la exministra Ana Mato. Sin embargo, nunca había admitido hasta ahora que financió de forma ilegal al Partido Popular.


Además, Alfonso García-Pozuelo figura entre los supuestos donantes a la contabilidad b nacional del Partido Popular, recogida en los denominados papeles de Bárcenas. Según esos documentos manuscritos, el empresario arrepentido donó un total de 234.122 euros a la caja negra del PP entre 2000 y 2006.


Las únicas confesiones sobre la financiación ilegal del PP se habían producido hasta ahora en Valencia. Los empresarios Enrique Ortiz, José Francisco Beviá y Alejandro Pons habían admitido que abonaron de forma irregular servicios electorales que el PP de Francisco Camps contrataba con la marca valenciana de la Gürtel, Orange Market, a cambio de adjudicaciones públicas en la Generalitat. Por esta causa, que juzgará la financiación ilegal del PP valenciano, se sentará en el banquillo toda la cúpula del partido nombrada por Camps.


Con esta confesión, García-Pozuelo busca rebajar la petición de condena por la pieza de Boadilla del Monte hasta un año y ocho meses de cárcel, por los delitos de cohecho, fraude continuado y prevaricación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.