Rivera señala que el caso Bárcenas impide cualquier pacto con Rajoy

|


Iñaki Ellakuría - La Vanguardia - jueves, 28 de julio de 2016


Una de las razones del rechazo del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a apoyar un gobierno presidido por Mariano Rajoy son los numerosos casos de corrupción que afectan al PP y de los que le hace, al menos, responsable político. Una posición que se ha visto reforzada después de que el martes el PP fue procesado por destruir pruebas del caso Bárcenas.

Se aleja, pues, la posibilidad ya remota de que los socioliberales voten favorablemente a la investidura del líder popular. En C’s empiezan a plantearse la posibilidad, “nefasta para España”, de unas terceras elecciones. “Es evidente que el caso Bárcenas salpica directamente a este gobierno, y España necesita y se merece un gobierno limpio y fuerte”, dijo Rivera ante sus correligionarios, insistiendo en que no van a apoyar ningún gobierno que no apueste y sea un ejemplo de regeneración democrática.


Y eso para los centristas es incompatible con un PP que deberá acudir a los tribunales para responder de la acusación de haber destruido pruebas del caso Bárcenas, entre ellas el disco duro del ordenador extesorero en el que –según Rivera– estaban las “mordidas de todos los dirigentes del PP”.


Un hecho de “gravedad extrema” que debería, para Rivera, motivar a Rajoy a comparecer ante el Congreso para dar explicaciones. Una vieja petición de Rivera que hasta la fecha ha caído siempre en saco roto.


El historial del PP con los presuntos casos de corrupción, insistió Rivera, impide el pacto con C’s, si bien reiteró que aceptarán abstenerse en la segunda votación para abrir una salida al bloque institucional.


Abstención pero en ningún caso voto favorable. La pelota, cree C’s, está ahora en el tejado de PSOE y PP. “Rajoy debe moverse, ganó las elecciones pero debe intentar formar gobierno, estos no caen del cielo”, avisó. Asimismo, pidió que Rajoy “le ponga las cosas fáciles” al Rey en la reunión de hoy y acepte su encargo de acudir al debate de investidura. Una manera de que el “reloj de la democracia” se ponga en marcha.


Rivera también colocó sus dosis de presión sobre el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a quien recordó que la abstención socialista es imprescindible en cualquiera de las fórmulas que permitirían a Rajoy gobernar en minoría. “Deben comprender el nuevo escenario político obliga a buscar a acuerdos”, dijo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.