Tsipras presenta el plan de política social para los próximos años

|



EFE / ATENAS 


El primer ministro griego, Alexis Tsipras, presentó hoy en Consejo de Ministros las línea maestras de la política social de su Gobierno para los próximos años, siempre en el marco del tercer rescate, que requiere una gestión muy austera de las finanzas públicas.


"Estamos encargados de gobernar un país en quiebra, una sociedad saqueada y con compromisos hacia los acreedores que son asfixiantes no permiten ni siquiera gastos que son necesarios", describió Tsipras el marco en el cual su Ejecutivo debe programar la política social.


El primer paquete de medidas que anunció Tsipras afecta a la sanidad pública y consiste en la promoción de un sistema de sanidad primaria centrado en el médico de cabecera y en el control del gasto de la salud pública que, dijo, fue en el pasado "una fuente permanente de escándalos".


El primer ministro afirmó que a partir de 2017 funcionarán los primeros centros de atención primaria municipales y anunció la digitalización de todos los servicios del organismo de salud pública EOPYY, lo que permitirá una reducción importante del gasto.


El segundo paquete de medidas estará enfocado en la gestión de la crisis humanitaria.


Tsipras anunció que a partir del otoño será distribuida comida caliente a 30.000 alumnos de 270 escuelas, situadas en barrios desfavorecidos.


Además presentó una serie de medidas para compensar a aquellos jubilados que percibían la ayuda social para personas con pensiones extremadamente bajas (EKAS), una ayuda que hasta 2019 será progresivamente eliminada.


Estas medidas, que serán aplicadas a partir de septiembre, consisten en la eliminación de la cotización al seguro de enfermedad (6 % de la pensión) para este tipo de personas, la dispensa gratuita de las medicinas, la distribución de tarjetas prepago para comprar alimentos y el mantenimiento de las ayudas a personas con discapacidades que superen el 80 %.


El primer ministro anunció asimismo, sin precisar quienes serán los beneficiarios, la creación a partir de 2017, de una ayuda nacional de solidaridad, con un coste de 900 millones de euros para 2018.


Tsipras recordó que gracias a las medidas aprobadas por su Gobierno 90.000 hogares pobres tienen electricidad gratis, otros 58.000 hogares no pagan por el agua, y los desempleados tienen derecho al uso gratuito de los transportes públicos.

Además recordó los logros de su Gobierno en la negociación con los acreedores, es decir la protección de la vivienda primaria para el 94 % de las hipotecas, y la protección de las pensiones principales.


Finalmente, recalcó que su Gobierno mantiene firme su compromiso de restablecer los convenios colectivos y de evitar la liberalización de los despidos, dos temas muy espinosos en la negociación con los acreedores en el próximo mes de septiembre.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.