La Banca exige 150.000 millones de euros, el sistema no funciona, los trabajadores pagan.

|



Han pasado ocho años desde la mayor crisis capitalista en cifras absolutas. Sin embargo el capitalismo, desde la quiebra de Lehman Brothers, no ha hecho otra cosa que aumentar el dinero financiero más allá del dinero real. El imperialismo se condena a revivir la crisis financiera, muestra de ello es la petición del Deutsche Bank de 150.000 millones de euros para rescatar (de nuevo) a la banca europea.


Algo falla en capitalismo, y nos va a llevar a una nueva ruina. No es que a la clase trabajadora le importe que suba o baje el ibex, o que quiebre algún banco usurero. El problema está en que, quienes pagamos las crisis, somos las capas populares de la sociedad. Esos 150.000 millones de euros que demanda la banca no son otra cosa que el sudor de miles de trabajadores europeos, que va a ser regalado a la banca. ¿Por qué?


Simple y llanamente porque el capital lo pide, y es a él a quien el Estado, y no a la "ciudadanía", obedece.

Pero antes tiene que quedar clara una cosa, esta crisis no es fruto de unos banqueros malvados, ni del subconsumo derivado de salarios bajos, esta crisis, como todas las demás, es una crisis sistémica, es decir, su origen se encuentra en ella misma. No es culpa de las finanzas ni de los recortes, es culpa de una tendencia a la baja de las ganancias que descubrió y explico Marx, tendencia inevitable para el sistema y que conduce a las crisis.


Los recortes, por su parte, han servido para reducir el salario directo o indirecto y así lograr mayor ganancia, por tanto, para el capitalismo los recortes no son parte de problema, sino de la solución. Las finanzas (inversiones en acciones, derivados, CDO, CDS...) han servido, sobre todo desde la crisis de 1973 (mal llamada crisis del petróleo), para mantener unas ganancias suficientemente altas mediante diversas operaciones en bolsa con dinero ficticio. Toda esta burbuja financiera, de activos y pasivos que no tenían representación alguna en la vida real, y que superaban con creces al dinero real y a la producción, terminó por estallar en 2008 y, como aparentemente los recortes acometidos no han sido suficientes las finanzas han vuelto a resurgir de forma abrumadora, superando una vez más el capital ficticio al capital productivo. Se teme una nueva burbuja.


Un ejemplo de ello es la cantidad de derivados que posee el Deutsche Bank. Los derivados no son otra cosa que apuestas financieras sobre cuestiones tan diversas como la evolución de una empresa en bolsa o predicciones climatológicas, es decir, son activos financieros que nada tienen que ver con la producción real, son, por tanto, dinero ficticio. Pues bien, el gran banco alemán cuenta con derivados por un valor de 75 Billones de dólares, 5 veces más que el PIB de la Eurozona (16 billones de dólares). El tamaño de este capital ficticio, que puede estallar en cualquier momento, es peligrosamente superior al PIB.


Por otro lado, si se observan los activos del Deutsche Bank veremos que ascienden hasta 1,6 billones de euros, y sus pasivos a 1,56 billones de euros. Es decir, del dinero que el Deutsche Bank tiene (1,6 billones), el 97,5% son deudas que en algún momento tendrán que pagarse. Por cada euro propio que tiene el Deutsche Bank debe otros 40 euros a terceros.


Pero el Deutsche Bank, uno de los bancos más importantes del imperialismo europeo, solamente es un ejemplo, pues parece ser que la banca italiana se encuentra en una situación aún peor. El 18% de los préstamos otorgados por los bancos italianos se prevén incobrables, es decir, probablemente los bancos italianos se encuentren ante un agujero de 360.000 millones de euros.


El propio jefe del Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, lo dice:

"Europa está muy enferma y debe atacar muy deprisa los problemas existentes, de lo contrario hay peligro de un accidente"


Su "Europa" no es nuestra Europa, su Europa es el gran capital, la Unión Europea. Por ello lo que viene a decir es lo siguiente: Los capitalistas europeos no ganamos suficiente, necesitamos más, de lo contrario habrá un accidente, o nos dais dinero o la economía se va a pique.


Por mandato del señor Folkerts-Landau y de forma inmediata 150.000 millones de euros de los trabajadores europeos deben ser entregados a una banca usurera. La Unión Europea vigila por los intereses de sus miembros de pleno derecho, los grandes monopolios, mientras que los miembros de última categoría, las clases populares, que sólo cuentan con deberes y obligaciones, somos condenados al olvido y la explotación. Esa es la Europa del señor Folkerts-Landau


Y, sincerándose con sus compañeros de trinchera, añade lo siguiente:

"Europa sufre un débil crecimiento, estamos cerca de una peligrosa deflación, al mismo tiempo que los Estados tienen deudas elevadas"


La producción se reduce o se deslocaliza por ganancias "insuficientes", los Estados gastan más (aumenta el paro, aumenta el gasto en el seguro de desempleo) y cobran menos impuestos por ello se endeudan.Las ayudas del Banco Central Europeo (en forma de préstamos a los bancos con tipos de interés casi nulos) no han logrado aumentar las ganancias tanto como se pedía y sólo han fomentado una nueva burbuja financiera.


Efectivamente Señor Folkerts-Landau, la situación económica es mala para el capitalismo Europeo, y peor para los trabajadores, pues es sobre sus hombres donde recae todo el peso de la crisis.


Únicamente aumentando la explotación de los trabajadores los capitalistas productivos y financieros podrán tener sus ganancias aseguradas, si no, habrá "un accidente". Tal vez lo necesario es que haya un accidente, pero de otro tipo, uno que despoje a los parásitos y ponga a los trabajadores en su lugar, al frente de la producción, como dueños de su trabajo y no como esclavos de un mal salario.



Fuentes:


EL BLOG SALMÓN


EXPANSIÓN

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.