Rajoy: "Quiero gobernar y pido que se me deje y que no haya bloqueo"

|



EL PAÍS 


Mariano Rajoy compareció en rueda de prensa tras la votación en el Congreso que confirmó a Ana Pastor como nueva presidenta de las Cortes y reiteró sus mensajes de que es necesario un Gobierno urgente y cuanto antes. El líder del PP quiere asumir esa responsabilidad, aunque sea en minoría con un pacto y un programa de mínimos. "Reitero que yo quiero gobernar y pido que se me deje gobernar y que no haya bloqueo". Rajoy, el PP y la nueva presidenta de la Cámara pretenden que la ronda oficial de contactos del Rey con los partidos políticos comience rápidamente. Esa será la propuesta que Pastor le planteará el miércoles a Felipe VI en su primer encuentro cara a cara en sus actuales funciones.


Lo que el líder del PP no quiso hacer este martes en el Congreso fue dar una idea falsa de que el acuerdo con Ciudadanos para repartirse los principales puestos y la mayoría de la Mesa de la Cámara vaya a significar ahora un "prólogo" o un "buen paso hacia el entendimiento" para la formación de un Gobierno con el partido de Albert Rivera. "Lo único acordado aquí es la constitución de la Mesa de la cámara y se ha cumplido", apuntó Rajoy para aclarar que no trató más asuntos que ese en sus diferentes conversaciones de este lunes con el presidente de Ciudadanos.


Lo único que aceptó Rajoy en público fue que ese acuerdo parlamentario "es positivo" y un signo de que la XII legislatura "ha comenzado bien" porque ha salido elegida su patrocinada, Ana Pastor, y porque sostiene que en el reparto de los cargos (tres para el PP, dos para Ciudadanos, dos para PSOE y dos para Podemos) ha quedado reflejada su idea de la pluralidad política, consecuencia del resultado de las urnas el 26-J. Luego comentó, eso sí, que el documento que envió a todos los partidos con el resumen de su programa "no es un contrato de adhesión", sino una vía de trabajo "para explorar un entendimiento". Cuando se le preguntó específicamente si con esas charlas había comprobado si "había agua en la piscina" de un hipotético pacto con Ciudadanos, Rajoy replicó: "No se trata de que haya agua, sino de que no se caiga".

Rajoy sí recalcó que, tras fracasar sus primeros intentos para conformar una gran coalición entre el PP, PSOE y Ciudadanos y también el amplio acuerdo parlamentario con esos partidos, ahora le gustaría que, por un "mínimo de responsabilidad política", España tuviera un Ejecutivo rápidamente. "No tiene ningún sentido prolongar de manera indefinida esta situación o repetir las elecciones, y eso debería de quedar claramente descartado por todos los grupos", remachó.


El presidente en funciones recalcó en esa línea la agenda programática que debería tener ese Gobierno de mínimos encabezado por él y que resumió en aprobar la senda del déficit, el techo de gasto de todas las administraciones, la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica a discutir en el Consejo de Política y Financiera y todo ello en las próximas semanas de agosto y primeros de septiembre para aprobar el presupuesto para 2017 en el Consejo de Ministros del 23 de septiembre y que se cumpla el mandato constitucional de estar ratificado por las Cortes antes del 1 de octubre. Rajoy indicó que si eso no se produce tendría que plantearse "la obligación" de prorrogar las cuentas públicas de 2016.


El líder popular asumió su responsabilidad primordial en este proceso negociador, pero también trasladó su cuota a los demás partidos políticos para salir del bloqueo actual y demandó a sus interlocutores, con los que piensa volver a hablar en los próximos días sobre la base de su documento del programa, "lealtad y sentido común" para cumplir con el calendario de investidura que a él le gustaría y que ahora debe determinar el Rey tras sus conversaciones con todos los partidos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.