Torbe declara ante el juez que investiga los vídeos porno a menores

|





ABC ÚLTIMA HORA

ABC ÚLTIMA HORA
LUNES, 18 DE JULIO 


El actor, director y productor de cine porno Ignacio Allende Fernández, conocido como Torbe, ha declarado hoy ante el juez que investiga la trama que supuestamente lideraba el empresario por obligar a menores a realizar vídeos pornográficos.


Torbe ha comparecido hoy durante más de dos horas en calidad de investigado (figura que ha sustituido a la de imputado) ante el titular del Juzgado de Instrucción número 29 de Madrid, Pedro Antonio Domínguez Morales, si bien no ha trascendido nada de su declaración judicial.


El director de cine porno ha llegado a primera hora a los juzgados de la plaza de Castilla en un furgón de la Guardia Civil, que lo ha trasladado desde la prisión de Estremera, donde permanece encarcelado desde el 28 de abril pasado, acusado de la supuesta comisión de los delitos de pornografía, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública.


Antes que él, ha comparecido la testigo protegida que implicó a los futbolistas Iker Muniain y David de Gea, el primero por abusar de ella durante un encuentro y el segundo por concertar esa cita.


La testigo protegida, que es la víctima que desencadenó las pesquisas contra Torbe, explicó a la Policía que el director de cine porno la condujo, bajo la promesa de que cobraría bastante dinero, a un hotel madrileño de cinco estrellas, donde se encontró con otra mujer, con Muniain y otro futbolista que no pudo identificar.


Relató que las dos mujeres sufrieron «agresiones físicas y sexuales», ya que «si se negaban eran agredidas físicamente por ambos» hombres, y que además no cobraron nada porque todas las ganancias se las llevó Torbe.


Ignacio Allende Fernández fue detenido el 25 de abril en una operación en la que fueron arrestadas otras cinco personas: cuatro que formaban parte de su empresa y un ciudadano ucranio que supuestamente proveía de mujeres compatriotas para rodar escenas pornográficas, a menudo en contra su voluntad. Torbe aportaba la infraestructura dentro de este entramado internacional.


Según la Policía, los detenidos captaban a chicas con problemas económicos en su país de origen, las proveían de la documentación necesaria para entrar en España y una vez aquí las alojaban en la oficina en la que tenían lugar las grabaciones, en ocasiones manteniéndolas encerradas.


Muchas de ellas no conocían la actividad que iban a desarrollar ni la dureza de las prácticas a las que eran sometidas.

Posteriormente, los vídeos elaborados eran difundidos en Internet a través de las diferentes páginas web de pornografía que presuntamente gestionaba Torbe. La Policía Nacional ha pedido colaboración ciudadana para localizar a más víctimas de la trama.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.