Cargos públicos y medicridad

|

Recientemente, el Consejo General del Poder Judicial ha informado que en Canarias, durante el primer semestre, las denuncias por violencia de género han aumentado un 45% con respecto a las presentadas, en los órganos judiciales, el pasado año. Es más, el número de mujeres víctimas de violencia de género aumentó en un 47%. En el primer trimestre del año pasado se contabilizaron 1.644 frente a las 2.416 de este año. Datos que colocan a Canarias como una de las comunidades con más casos de víctimas de violencia de género, muy por encima de la medio nacional.



En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas definió la violencia de género como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”. Hay estudios que definen el origen y las causas de la violencia de género, que no voy a tratar aquí por no ser el objeto de este artículo. Contra esta profunda herida social es necesario actuar dotando de medios suficientes a los profesionales para garantizar una efectiva asistencia integral a las víctimas. Es fundamental medidas eficaces de acceso a empleo, vivienda y a ayudas, sin ellas la recuperación es inviable. La violencia de género no es una sucesión de hechos aislados, es un problema de carácter estructural.


En Canarias, una de las causas del aumento de la violencia de género es que estamos en manos de personajes políticos mediocres sin capacidad resolutiva. Como el caso de la Directora del Instituto Canario de Igualdad, María Ana Franquet Navarro, Partido Socialista Obrero Español, que ante los espeluznantes y trágicos datos aportados por el Consejo General del Poder Judicial pide “cautela sobre la interpretación de los datos” porque según explica “no sabemos si hay más casos o no que antes, lo que sí sabemos es que hay más denuncias”. Este “derroche de lucidez” lo completó con el anuncio, tras un año en el cargo y habiendo medrado toda su vida laboral de la política, no se le conoce ningún empleo que no sea un cargo político, alguno de ellos, relacionados con violencia de género, que todavía no se ha reformado el Protocolo que supla las deficiencias del anterior, creado en marzo de 2009, que, según argumenta, “cuenta con deficiencias”. Además nos “deleita” con la afirmación “hay que analizar los números con calma” como si desconociera que en la mayoría de los casos la intervención debe ser inmediata dado que una actuación tardía puede ocasionar consecuencias irreversibles.

Esta mediocridad de políticos que tienen responsabilidades de gobierno lleva a un enquistamiento y agravamiento de los problemas que debían resolver. Las cifras dadas por el Consejo General del Poder Judicial así lo corroboran. Cuánta razón tenía ese médico de Alicante cuya intervención en un medio televisivo circuló por las redes sociales haciéndose viral. Este profesional de la salud relató el drama de las familias que viven de la pensión del abuelo lo que conlleva que éste abandone la medicación de aquellas patologías que no duelen como la hipertensión, la diabetes o el colesterol con el consiguiente perjuicio para su salud porque los pocos euros que tiene en el bolsillo son para comer. Terminaba su intervención con la siguiente reflexión “la situación es dramática. Les diría a los políticos que no basta con la voluntariedad y un micrófono, hay que tener un nivel de preparación. Lo mismo que para ser médico necesito cualificarme, casi siempre de forma constante, los políticos únicamente tienen la voluntad. Les puedo poner un ejemplo: por qué no cogen los políticos un avión, colocan al comandante en la torre de control, y si es tan fácil llevar un avión, súbanse todos ustedes, lo mismo nos hacen un favor. Verán ustedes que no es fácil llevar un avión cómo no es fácil dirigir un país, se requiere preparación, no sólo voluntariedad”.


Y es que la “historia política” de la Directora del Instituto Canario de Igualdad, según el currículum insertado en la página web institucional, tiene algunos datos curiosos e imprecisos, en mi opinión. Aparece como Coordinadora en UGT y es cierto que cobraba un sueldo de este sindicato, pero nadie recuerda que fuera Coordinadora, tal vez es un dato algo maquillado. También relata que fue Concejal en la oposición pero no comenta que el PSOE la puso como Secretaria de grupo para que pudiera percibir una remuneración. En el siguiente mandato municipal no sale elegida pero de nuevo el PSOE, cogobierna con Coalición Canaria, la coloca como “asesora” de urbanismo pese a que no se le conocía conocimiento alguno a este respecto. Posteriormente, es puesta en un lugar de salida, en las listas electorales municipales, pero como el PSOE no consigue entrar en el equipo de gobierno municipal, pese a haber un acuerdo en cascada con Coalición Canaria, deja su acta de concejal, lo que demuestra lo poco que le preocupan los problemas de los vecinos, de los que ha vivido “literalmente” más de ocho años, porque su “amiga” y Vicepresidenta del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández, le posibilita, un cargo remunerado, la Dirección del Instituto de Igualdad, suponemos que con la condición de que “coloque” a la madre, de la Vicepresidenta, como “asesora” en dicha institución. Todo queda en la casa política porque para eso ambas, Franquet y Hernández, son “casta” ya que no se les conoce vida laboral fuera del ámbito político.


Yo le recordaría a la Sra. Franquet sus propias palabras cuando criticó a la Concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Santa Cruz “Todavía no hemos visto ni uno sólo de todos los planes que nos viene anunciando desde hace un año””Es que ni siquiera conocemos los borradores””Sólo está preocupada por lo que sale en los medios de comunicación y especialmente si es para acallar las críticas”. Son palabras suyas, Sra. Franquet, que bien podría aplicárselas a usted. Mientras tanto usted gestiona, según relatan medios de comunicación, más de siete millones y medio de euros que es el presupuesto del Instituto Canario de Igualdad y seguimos siendo la Comunidad con mayor número de casos de violencia de género y los profesionales siguen demandando que no cuentan con los medios precisos para llevar a cabo su trabajo en condiciones y la víctimas no ven soluciones a corto plazo. Como decía el médico alicantino se necesita preparación para que no estemos ante otra promesa electoral incumplida: conseguir un modelo donde se proteja a las víctimas pero no se las revictimice. Se debe ofrecer a las mujeres y sus hijos e hijas un plan personal, social y laboral a tiempo real. Hacen falta soluciones y no intenciones, ni homenajes, ni entrega de premios, ni minutos de silencio ni tantos paripés. Las víctimas necesitan “hechos” no palabrería porque ya con el incompetente que las ha agredido tienen el cupo lleno.



Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.