Sentido Común

|


Se dice que el sentido común es el menor común de los sentidos, viendo lo visto en estos últimos siete meses, estoy completamente seguro que es así.


Como era previsible, voto arriba o abajo, después del 26-J todo sigue igual. El Partido Popular no consigue la mayoría suficiente para gobernar en solitario, el Psoe acaba con sus perspectivas de acercarse peligrosamente al PP, Unidos Podemos y sus deseos de cazar al partido socialista terminan con un acojonante vapuleo, Ciudadanos acaba siendo el redil del pepero cabreado y “dimiten” unos miles de votantes que, como el hijo prodigo, vuelve a la casa de la calle Génova con el propósito de no volver a salir buscando aventuras, lo demás como en la vida: todo sigue igual.


A todas estas, el asunto tiene su gravedad. Ángela Merkel empieza a impacientarse y advierte que tiene preparado un “paquete de medidas de ajuste” para la economía española, o sea que al mejor estilo de Vito Corleone “nos hará una oferta que no podremos rechazar”. La primera será el pago de los 8 mil millones de multa impuesta por no cumplir con el déficit de la UE.


Teniendo en cuenta que las “habas” están contadas, esos miles de millones tendrán que salir de los presupuestos generales del Estado y por supuesto recortando partidas que nos afectará solamente a los de siempre, a los pringaos del pueblo “soberano”.


Por otro lado la gran banca española parece estar emitiendo un S.O.S urgente y pide que, cuanto antes, se resuelva el tema del inquilino de la Moncloa para presentarle el problemón que se cuece en las altas esferas financieras del país que, agravado por el Bréxit inglés y la caída en picado del IBEX35, parezca abocado a otro rescate. El estruendo nos avisa que el tsunami se está acercando sin saber si nos golpeará de lleno o bien pasará rozándonos; en cualquier caso y tal como está nuestra económica con el saqueo de la bolsa de las pensiones, la gran mentira de la recuperación y el crecimiento de nuestro producto interior bruto, unido a la broma pesada de la bajada del desempleo creando empleo estercolero, con sueldos de miseria que hace que en los servicios sociales de los ayuntamientos españoles siga creciendo la demanda de ayudas de personas que, aún teniendo un trabajo, no alcanzan para poder pagar lo mínimo imprescindible para vivir con algo de dignidad, en definitiva para llegar a fin de mes. La crisis no solo no se ha marchado de nuestro país, muy al contrario todo parece, pese al espejismo motivado por el Partido Popular, que lo peor aún no ha llegado.


Nosotros sólo podemos pedir a nuestros políticos, a todos, algo de sentido común, que antepongan los intereses generales de los españoles a los partidistas. Que dejen de una puñetera vez de mirarse el ombligo y se pongan a la tarea urgente de convertir esta España nuestra en una nación donde el bienestar social sea lo prioritario, donde volvamos a rescatar ilusiones y nuestra juventud no emigre, que el trabajo sea estable y digno, que se acabe con la esclavitud enmarcada en unas reformas laborales que favorecen a los empresarios.


El Partido Popular tiene que ser consciente que ha perdido su hegemonía y que su despotismo se acabó, ahora tendrá que gobernar en minoría, pactando, se terminó pasar el rodillo y la política económica de lo absurdo. El Partido Socialista tiene la obligación de ejercer una oposición realista y responsable, sabiendo que millones de españoles confiamos que de esa oposición salgan leyes que beneficien a la sociedad. De Unidos Podemos y Ciudadanos exigimos lo mismo que al Psoe, responsabilidad, dejar las líneas de colores para mejor ocasión y saber que solamente caminando juntos podremos evitar la catástrofe que se nos viene encima. Este “sentido común” incluye decir la verdad, solamente la verdad, de la situación real de España, que sepamos con luz y taquígrafos los problemas y de qué forma podemos afrontarlos.


Ha llegado el momento de actuar con la mayor rapidez posible. Si alguien tiene que tender la mano que lo haga, que no le importe, ha llegado la hora de trabajar, nadie se doblega ante nadie, pero que se olvide Rajoy y sus secuaces que todo seguirá igual, estará en el lugar que le corresponde pero sin escoba, sin rodillo.


“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro.” (JFK)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.