siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El Gobierno no presentará los PGE hasta garantizarse el acuerdo con Podemos

|


SANCHEZ IGLESIAS


SERVIMEDIA/MADRID


El Gobierno trabaja en la elaboración del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, pero no prevé presentarlo hasta que no tenga “cerrado” un acuerdo con Podemos que le permita “arrastrar” a otras fuerzas parlamentarias.


En una conversación informal con periodistas en la gira por Latinoamérica, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se mostró “optimista” en que, antes de que finalice el año, el Ministerio de Hacienda pueda presentar a las Cortes las cuentas públicas para el próximo ejercicio. Otras fuentes de Moncloa afirmaron que el esquema pasa por llevarlos al Congreso de los Diputados en noviembre, de manera que puedan estar aprobados sobre febrero, coincidiendo con el inicio de la precampaña de las elecciones municipales y autonómicas de mayo.


Así Sánchez dijo que la titular de Hacienda, María Jesús Montero, está en contacto con Podemos, al igual que él mismo con el secretario general de esa formación, Pablo Iglesias, para buscar esas coincidencias en las prioridades que puedan plasmarse en los PGE y que permitan la aprobación de la considerada como la ley más importante para un Ejecutivo.


Si bien, reconociendo la importancia de los Presupuestos y ahondando en que su intención es presentarlos, Sánchez recordó que Mariano Rajoy no sufrió su mayor desgaste político por esta cuestión.


Lo importante es acordar con Podemos los elementos sustanciales”, dijo. El Ejecutivo quiere garantizarse el apoyo “suficientemente poderoso” de Podemos para, a partir de ahí, poder entablar la negociación con otras formaciones y granjearse su respaldo. En este contexto, el presidente ve al PNV receptivo en entablar una negociación que termine siendo fructífera. “Les veo buena actitud”, apuntó.


En esta negociación para llegar a un acuerdo con Podemos enmarcó la "subasta" que mantiene Hacienda sobre la reforma del IRPF. Y aunque se mostró decidido a modificar el tramo para los que cobren más de 150.000 euros, no descartó que esa cifra pueda ser inferior sin dar la sensación de que vaya a estar por debajo de los 120.000 euros. “En ningún caso” se fijará este tramo en 60.000, porque eso es clase media alta y “nunca” se afectará a la clase media y trabajadora, insistió.


No obstante, el presidente del Gobierno mostró que la limitación de la recaudación de esta medida es una cuestión para contentar a Podemos y ofrecerle hechos que permitan sumar su apoyo al Gobierno. Apostilló que la justicia fiscal por la que trabaja el Gobierno para que los más ricos paguen más impuestos camina más por el impuesto de sociedades y otras figuras fiscales.


SOCIO PREFERENTE


Sánchez sacó a relucir varias veces en la conversación la buena relación que mantiene con Pablo Iglesias y el fluido contacto entre ambos, lo que además le llevó a reconocer que están “muy cerca” de Podemos en política social, por lo que ve “factible” otros acuerdos en vivienda, pensiones o educación para los PGE.


Fruto de esta relación, el presidente habla de “corresponsabilidad” con Podemos más que de gobierno parlamentario como dicen desde la formación morada.


Sánchez se mostró seguro de que aguantará la legislatura y no habrá elecciones hasta 2020 porque existe el “consenso parlamentario” que le permitirá sacar medidas adelante como la despenalización de la eutanasia. A su vez, reconoció que ve muy “difícil” un pacto sobre las pensiones en esta legislatura, pese a que sería una cuestión que le “gustaría” que quedara resuelta.


En esto último, mantuvo la necesidad de un impuesto “finalista” del que se destine parte de su recaudación al sistema de pensiones, y a la vez habló de su decisión de implantar el gravamen a la banca -cuestión que se ha ido postergando-, pero que es “importante” para Podemos, lo que deja entrever que será cuestión vinculada a la negociación de los PGE.

Libre@Diario