siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

De miseria y pateras

|

Logo



Patera


EL BAR DE PEPE


DE MISERIA Y PATERAS


Joaquín Hernández (*)


Soy solidario, y me considero como tal de toda mi vida, la solidaridad es mi emblema, pero en está ocasión y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo con las declaraciones de Pablo Casado, a las que, malintencionadamente, se han querido sacar de contexto.


El problema no se soluciona con la llegada a Europa de 4 ó 10 millones de africanos, esa no es la solución entre otras cosas porque se altera el equilibrio de la Unión Europea, donde existen, bajo el umbral de la pobreza, 122,300.000 europeos y cerca de 30 millones los indigentes europeos, o sea en pobreza severa o gran pobreza.


El porcentaje relativo a la EU-28, calculado como media ponderada de los resultados nacionales, enmascara variaciones considerables entre los Estados miembros de la UE.


En ocho Estados miembros, a saber Rumanía (25,4 %), Letonia (22,5 %), Lituania (22,2 %), España (22,1 %), Bulgaria (22,0 %), Estonia (21,6 %), Grecia (21,4 %) y Croacia (20,0 %), una quinta parte de la población o más se considera en riesgo de pobreza; este fue también el caso en Serbia (25,4 %), Turquía (23,1 %, datos de 2017) y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (21,5 %).


Entre los Estados miembros las proporciones más bajas de personas en riesgo de pobreza se registraron en la República Checa (9,7 %) y los Países Bajos (11,6 %), mientras que Noruega (11,9 %) e Islandia (9,6 %) también registraron porcentajes relativamente bajos de población en riesgo de pobreza.


Claro que me dirán que no es el mismo tipo de pobreza, y tienen razón, pero sin embargo los estudios realizados por la Federación Europea de Bancos de Alimentos sobre el tema, contesta la pregunta ¿quien es más vulnerable psicológicamente a la pobreza, un africano o un occidental? la respuesta fue contundente: “El occidental es más vulnerable a los problemas de la pobreza aquel que está acostumbrado a padecerla, a aquel otro que no la ha conocido y acabe inmerso en ella”.


La solución está en construir riqueza en África para los africanos, que acabe la colonización y el expolio por parte de Europa y USA y que se nacionalice toda la inmensa riqueza de ese continente, invertir en África, controlar los derechos humanos, destituir a los gobiernos sátrapas es lo que hay que hacer, lo otro es promover mafias y trata de esclavos.


La agricultura, la pesca y la ganadería, el sector primario en África está totalmente anticuado y necesita evolucionar. Los africanos piden, claman urgentemente un nuevo orden de las cosas. Apartar la corrupción, fomentar la educación, crear escuelas, universidades, viviendas dignas, con gobierno democráticos, la riqueza de los países, las minas de diamantes, yacimientos de petróleo, gas y otros minerales como: coltan, bauxita, manganeso, níquel, platino, cobalto, radio, germanio, litio, titanio y fosfatos que sean los nativos los únicos beneficiarios.


En el siglo XXI la esclavitud continua instalada en todos los países del continente , donde la vida del ser humano carece de valor.


Nos escandaliza las imágenes de las pateras repletas de mujeres, hombres y niños jugandose el físico a cambio de la ilusión de una nueva e incierta vida en el occidente europeo, donde cada día se encontrarán más marginados y controlados por la ultra derecha europea, un nuevo ku klux klan en versión modernista que se está´creando en el norte de Europa y que en poco tiempo empezará a reivindicar “Europa para los europeos”.


África necesita infraestructuras, autopistas, modernas redes ferroviarias que lleven la producción agraria, la pesca y la ganadería a nuevos puertos y aeropuertos, la construcción de hospitales, escuelas y universidades.


La solución al problema de la pobreza no reside en gestos de cara a la galería, en parchear el drama, porque la tragedia sigue siendo el origen del problema.


Es mil veces más económico, más humano y, sobre todo, más racional solucionar el problema desde la raíz que dejarlo que crezca y lo que hoy son unos cientos de miles, pasado mañana se convierta en la invasión de un país con 1.277.292.130 personas.


O controlamos África o bien África nos controlará a todos. Aun estamos a tiempo.




Joaquín Hernández (*) Promotor, fundador y ex vicepresidente 2º de la Federación Española de Bancos de Alimentos, premio Príncipe de Asturias 2012 a la Concordia, Promotor y fundador y ex presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Canaria, promotor y fundador y ex secretario técnico de la Plataforma de Ong´s para el voluntariado de Tenerife.

Libre@Diario