siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El hombre y el oso

|


HOMBRE OSO


LIBRE@DIARIO/OPINIÓN/EDITORIAL


EL BAR DE PEPE

EL HOMBRE Y EL OSO…


Leo un artículo de Carmen Robles, prestigiosa colega, que, por su contenido, considero culpable de desterrar la famosa frase, orgullo masculino que no machista, “Es todo un hombre, con pelos en el pecho”.


La colega, en su artículo se pregunta: ¿DONDE HAY PELO HAY ALEGRIA?


Carmen, en este artículo de opinión muy subjetiva opina, entre otras cosas: “Según nuestro refranero, donde hay pelo hay alegría. Sin embargo, esto es muy discutible hoy día, ya que ni ellos ni nosotras estamos de acuerdo y, por descontado, las casas de láser son totalmente contrarias a esta teoría”. El pelo en la cabeza, y cuanto más, mejor, ya que es un signo de belleza y salud. Por norma general un poco de vello en el pecho (de él, claro) es agradable, "¿quién no se ha quedado dormida alguna vez mientras aspiraba el olor que impregnaba su torso, y sus ricitos mientras enredábamos nuestros dedos extasiadas después de hacer el amor?”.


(¡¡ Manda huevos tiene el tema¡! o sea que los calvorotas como yo no somos “bellos ni saludables”, pues no sé, me parece que voy a ir a mi médico con la mierda de analítica que me hizo y dice que es perfecta y digna de un chaval de 20 años y tirársela a la cara diciéndole que se vaya a mentir al Parlamento o bien mirarme al espejo y hacerme el hara kiri, pero cuando voy al espejo observo los matojos de pelos en mi pecho y pensando en mi chica tocándome extasiada, enredando sus dedos en los rizos de la abundante melena de mi torso, decido olvidarme del suicidio a lo nipón y aplicarme el rizador eléctrico y al mejor estilo David Bisbal incrementar los ricitos.)


Pero mi querida Carmen no acaba ahí y para abundar en mi depre peluda, sigue diciendo: “Actualmente; por moda, por comodidad, o simples preferencias estéticas, el vello no tiene muchos adeptos, de tal manera que ver a los brazos “peludos” de un hombre suele causar cierto rechazo. Ni que decir tiene que el vello en la espalda, o allí donde la misma pierde su casto nombre, puede resultar incluso repugnante.”.


(Me cago en todo lo que se mueve, y yo que estaba tan contento con mis pelos en mis brazos de leñador. Y sobre todo lo que más me duele son las mentiras de tantas mujeres que me decían que les “ponía” mis brazos peludos. Lo de la espalda si estoy de acuerdo, un repaso de maquinita todos los meses por la espalda es saludable. Pero nunca por estética, si acaso por ser una zona de difícil acceso a la limpieza aun utilizando el cepillo especial)


Carmencita se descubre cuando nos dice “No nos engañemos, nos hemos habituado a ir depiladas, y no hacerlo se considera una falta de higiene, así que empezamos a exigir lo mismo: yo me “pelo”, Tú te pelas”.


(Caramba señora ¡¡ tanto rollo para una vendetta¡! A Usted lo que le sucede es que harta de sufrir con la puta cera, los rayos láser, las pinzas y otros artilugios y artefactos, no reivindica la igualdad laboral, ni el derecho a presidir Consejos de Administración, usted lo que pretende es que yo y otros como yo suframos lo mismo que usted cuando se quita el bigotillo o la barbita debajo de las patillitas rubias, o alrededor de los pezoncitos, ¡¡sobaquillo y pubis… empecemos por ahí!!)


Pero mire usted por dónde que yo en mis zonas bajas, o sea en mis atributos masculinos no pienso pasar una maquinilla de rasurar ni de coña, y le voy a decir algo que quizás usted no sepa, pero tome nota querida colega:


A los hombres, la inmensa mayoría, nos entusiasma el vello púbico, digo vello y no melena a la que las italianas son muy proclives en dejarse crecer.


Que conste en acta notarial que no estoy dispuesto a perder ni un pelo de tonto por una vagina sin pelo.


Antes, la frase “el hombre y el oso cuanto más peludo más hermoso”, era sinónimo de masculinidad, un hombre, como debe de ser, se le suponía peludo, hoy en día se ha puesto de moda el “mendingue” barbilampiño, imberbe, totalmente depilado por laser y presumiendo su cuerpo por las playas españolas. ¡¡vivir par ver!!



Joaquín Hernández, periodista y analista político

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.