siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

EEUU, Reino Unido y Francia lanzan un ataque conjunto contra Siria

|


INTERNACIONALES / C@N


Donald Trump lanza un ataque de castigo contra Bashar al Assad. El presidente de EEUU ordenó esta madrugada "ataques de precisión" conjuntos con Reino Unido y Francia contra las "capacidades de armamento químico" del régimen en Siria. 


Con estos bombardeos, Occidente responde al presunto ataque químico ocurrido el pasado sábado en la ciudad de Duma, del que culpa a Damasco y en el que habrían muerto al menos 40 personas. Tras la operación, que será "única" porque no hay más ataques planeados según el Pentágono, Rusia ha asegurado que "habrá consecuencias". 


Mientras, la ONU ha pedido moderación "en estas circunstancias peligrosas".


La ofensiva ha consistido en tres ataques contra instalaciones sirias utilizadas para la producción y almacenaje de armas químicas y pretende "establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, propagación yuso de armas químicas" por parte de Al Assad, en palabras del presidente de EEUU. "Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio detenga su uso de armamento químico prohibido", ha amenazado Trump.



Estados Unidos y Francia, junto a Reino Unido, sostuvieron antes de la ofensiva que el uso de armas químicas por parte del régimen sirio no puede quedar impune, mientras Moscú acusa a Londres de haber orquestado un montaje en Duma. Tras la operación,el mundo mira a Rusia,el gran aliado junto a Irán del régimen de Assad,en espera de una posible respuesta a un ataque que ha evitado al máximo golpear posiciones rusas e iraníes. El ejército ruso ha declarado que "no hay víctimas civiles ni militares" y que sus bases no activaron los sistemas de defensa antiaérea.


El ataque ha sido limitado pero más contundente que la operación lanzada por Trump en abril de 2017, cuando 50 misiles Tomahwak destruyeron el 20% de la fuerza aérea siria en respuesta al uso de armas químicas en Jan Sheijun, donde perdieron la vida más de 80 personas. Según Washington, en esta ofensiva, que en absoluto cambia la situación sobre el terreno, se ha utilizado el doble de armamento en "una operación precisa para evitar víctimas civiles".


El jefe del Pentágono, James Mattis, ha declarado que no hay más ataques planeados: "Ahora mismo, esto es un único golpe, y creo que lanza un mensaje muy fuerte para disuadirle (a Al Assad), para desalentarle de que lo vuelva a hacer (un ataque químico)", ha dicho Mattis.


El primero de los ataques, ocurrido cerca de Damasco, tuvo como objetivo un centro de investigación científico utilizado, según el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Joseph Dunford, para "la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas". Además, cuatro aviones de combate Tornado de las Fuerzas Aéreas británicas (RAF) han atacado un depósito de armas químicas ubicado al oeste de la ciudad de Homs, que según Dunford almacenaba las principales reservas de gas sarín en manos del Gobierno de Al Assad. Finalmente, las potencias occidentales han destruido otro almacén con armas químicas y un "importante centro de comandancia" ubicados cerca del segundo objetivo al oeste de Homs.



Los ataques se efectuaron tras haberse establecido que la antigua base siria era empleaba por el régimen de Assad "para guardar precursores de armas químicas, que eran almacenados infringiendo las obligaciones de Siria en virtud de la Convención de Armamento Químico", según un portavoz del ministerio de Defensa del Reino Unido.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.