Miraflores, o cuando el patrimonio no vale nada

|

LIBREDIARIO@DIGITAL / OPINIÓN / EDITORIAL


Bermúdez no quiere que quede rastro alguno de casas o edificios viejos en Santa Cruz, en todo caso el Cabildo, Correos, el Casino, el monumento a Franco… Quizás el Ayuntamiento y poco más. De esta forma el hombre, al igual que su antecesor Zerolo, ha hecho lo que ha estado en su mano por arrasar por todo, primero favoreciendo el abandono al no adoptar medida alguna de ayuda a la restauración y después, cómo no, poniendo la alfombra roja para que entraran las palas a degüello. Una triste pena, la verdad.


Y es cierto, en eso no es cuestión de quitarle la razón al hombre, que en los tiempos que corren, lamentables en muchos aspectos, no cabe duda que cuando uno anda a la caza del voto al precio que sea eso de echar al suelo una casa vieja para meter un moderno edificio acristalado -que vuelva más millonario todavía a alguien- pues no sólo puede que no tenga coste electoral alguno sino que, bien al contrario, con el rollo ese que se nos ha metido a todos de la modernidad y tal pues hay una parte importante de votantes que hasta pueden llegar a premiar estas actuaciones. Y esas, entiendo, serán las cuentas que echan ellos dado que por otro lado cuentan con el suficiente control mediático como para acometer cualquier respuesta al más pequeño atisbo de crítica que pueda surgir por el camino.


Pero eso no quita para que desde aquí, modestamente, agradezcamos a los funcionarios del área de Patrimonio del Cabildo que hasta la última hora, cuando ya alguno de los edificios amenazados se ha cubierto del enlutado manto negro que anuncian su inminente demolición, hayan tenido la valentía y la honradez personal de dar la cara, pese a que su propio presidente se haya apresurado a despreciar su criterio, y seguir defendiendo lo que es una obviedad por muchos informes que haya podido conseguir el Bermúdez para contradecir a nuestros técnicos más cualificados. Porque es que a los del Cicop ese los sueltan en La Laguna, en Garachico, en La Orotava o en Santa Cruz de La Palma y no dejan piedra sobre piedra.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.