siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

De por qué deberíamos estar agradecidos de las alertas meteorológicas (y no lo estamos)

|


FORO CONTRA LA INCINERACIÓN@


Cada vez es más frecuente la guasa y el chiste fácil cuando nos llega una alerta meteorológica porque sí, es verdad, en el caso de Canarias -que estamos en una zona de transición climática compleja nos pongamos como nos pongamos- pues no es tan sencilla la previsión como la que se pueda hacer en Galicia, por donde pasa todo sí o sí. Esto es otro rollo, independientemente de la escasez de medios como ese triste radar que desde Las Palmas pretende inútilmente controlar todo lo que pasa en Canarias incluyendo lo importante que entra por El Hierro y especialmente por La Palma. Imposible de todo punto de vista.


Pero una cosa son los temporales, que siempre los ha habido y por desgracia o por suerte los seguirá habiendo, y otra muy distinta los riesgos que nosotros solitos nos hemos creado ante situaciones de lluvias torrenciales y demás. Las obras del tranvía son un ejemplo paradigmático de esa irresponsabilidad, pero en general si uno ve algunos vídeos que circulan por ahí respecto al chubasco fuerte de este viernes (aeropuerto de Gando, centros de salud, urgencias de La Candelaria, autopistas…) pues considero que no hay motivo alguno para echarse a coña una alerta meteorológica, bien al contrario parecería sensato procurar no hacer disparates aunque de las diez o quince alertas que nos lleguen al año fallen en el 99%, que no es el caso tampoco por mucho que nos empeñemos en protestar por todo. Y no digo ya no hacer disparates, sino a ser posible ser un poquito más precavido de lo que nos puedan recomendar, sin alarmas de ningún tipo.


Este sábado, sin ir más lejos, venía por la TF-5 a la altura de La Matanza en dirección Santa Cruz, atrapado en un atasco inmisericorde causado por un ridículo choque por alcance prácticamente sin daños a la altura de la curva de El Sauzal, justo donde unos descerebrados metieron literalmente una valla dentro de la autopista donde antes había un magnífico arcén en el que se resolvían estos temas sin cortar carriles, pero así somos y así nos va el pelo lógicamente, hasta el punto que la cola llegaba a Santa Úrsula y no dudo que llegara a alcanzar La Orotava por una ridiculez. Y claro, en la media hora que estuve literalmente parado pues observa uno cómo en medio de una alerta de esta categoría los imbornales de la mediana están literalmente llenos de arena y de basura. Y curioso, con los baches que tiene la autopista pues te encuentras tapacubos por un tubo, impresionante. Pero acaso más impresionante es la millonada que pagamos a las dos o tres empresas que todos conocemos para que mantengan eso en condiciones y sin que nadie les reclame ni les exija nada en medio de una situación meteorológica en la que las borrascas hacen cola para pasar sobre nosotros.


Y es que después del durísimo otoño que hemos tenido, de sequía absoluta, en lugar de estar saltando sobre una pata porque la nieve y el agua recargan nuestros acuíferos y nuestras presas pues tenemos que vivir acojonados por encontrarnos en manos de verdaderos irresponsables, individuos peligrosos no porque se lo lleven calentito, que eso ya casi es lo de menos, sino porque a cada paso nos ponen en peligro con sus acciones o sus omisiones las más de las veces en beneficio de los que después, amablemente, les financian las campañas electorales o los arropan desde algunos medios de comunicación que, curiosamente, también han caído en buena parte en manos de los constructores que se llevan los multimillonarios contratos de las obras y, para más inri, de su mantenimiento posterior, que ya de eso hemos puesto algunos ejemplos como el del asfalto podrido que puso Miguel Concepción impunemente en la TF-2


En fin, que corto el rollo porque ya estoy hablando demasiado, no obstante feliz tormenta ‘a todos y a todas’ como dirían los de Podemos que en un momentito se han acostumbrado también a torcer el ojo para el otro lado ante los asuntos importantes. Pero eso es otra historia. Muy lamentable sí pero otra historia.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario