siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Podemos exige que el Cabildo sea la institución de toda la ciudadanía tinerfeña “sean cuales sean sus creencias religiosas, filosóficas e ideológicas”

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / TENERIFE


El grupo insular de Podemos advierte “contradicciones” entre el Código de Buen Gobierno del Cabildo de Tenerife y la marcada cristianización que están imprimiendo a esta institución el presidente insular, Carlos Alonso, y su equipo de gobierno de CC-PSOE con propuestas como la de nombrar a la Virgen de Candelaria presidenta honoraria y perpetua de esta administración pública.


En este sentido, Fernando Sabaté, consejero y portavoz del Grupo Podemos, cita también como ejemplo de esa tendencia, entre otras cuestiones, que el Cabildo sólo “esté concediendo ayudas y subvenciones para protección, restauración y conservación de bienes patrimoniales a la Iglesia”.


Asimismo, apunta que el capítulo IV del Código de Buen Gobierno del Cabildo Insular de Tenerife recoge en su punto 11.4, entre los principios inspiradores y medidas que deben guiar la conducta de quienes ostentan responsabilidades públicas y del personal en el ejercicio de sus actuaciones públicas, “no incurrir en prácticas discriminatorias, cuidando especialmente evitar cualquier discriminación por razón de género, raza, religión o creencias, ideología, orientación sexual, por razón de discapacidad o por cualquier otra circunstancia personal o social”.


Podríamos entrar incluso en consideraciones constitucionales y legales sobre el laicismo y aconfesionalidad del Estado español y de sus administraciones públicas, pero el hecho es que el propio Código de Buen Gobierno del Cabildo puede chocar con la distinción honorífica de la Virgen e, incluso, con el trato privilegiado que se está dando desde esta institución a la Iglesia Católica en detrimento de otros credos y religiones”.


Indica al respecto que “Carlos Alonso y CC pueden replicar, como están haciendo en varios medios, que la propuesta de nombrar a la patrona de Canarias presidenta honoraria del Cabildo responde a motivos culturales, no religiosos, y pueden sacar a relucir jurisprudencia de distinciones similares, pero lo cierto es que un elevado número de personas de Tenerife que profesan otra religión o que no profesan ninguna pueden sentirse discriminadas con esta propuesta en una isla tan multicultural y con tanta diversidad religiosa como la nuestra”.


“La discusión no es si se está a favor o en contra de la Iglesia ni de si a Podemos le gusta más o menos la propuesta de Carlos Alonso “sino tener claro que el Cabildo de Tenerife debe ser la institución de toda la ciudadanía tinerfeña, sean cuales sean sus creencias religiosas, filosóficas e ideológicas”, insiste.


Por este motivo, cree que el presidente del Cabildo “debería tener claro también que propuestas como la de la Virgen de Candelaria pueden ser ofensivas incluso para quienes profesan la fe cristiana y para quienes proyectan en la imagen de la patrona de Canarias sus sentimientos más íntimos y profundos”.


Por último, considera que “la iniciativa de Carlos Alonso persigue, sobre todo, un objetivo electoralista” toda vez que “al equipo de gobierno CC-PSOE le viene muy bien para distraer la atención de problemas realmente graves de nuestro territorio como el desempleo y los récords de pobreza y exclusión social”.


Esta ocurrencia puede crear conflictos y problemas donde no los había y, además, puede restar más que sumar”, concluye.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.