¿Por qué los pacientes del HUC soportarán la próxima semana temperaturas superiores a los 40º?

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / OPINIÓN / EDITORIAL


El presidente del gobierno de Canarias, el malogrado Adán Martín Menis, presentó en 2004 un proyecto de renovación casi total del Hospital Universitario de Canarias (HUC) que le permitiría “igualarse en calidad con el resto de hospitales del archipiélago”. Un extenso artículo en la revista hospitalaria de reparto gratuito ‘Resonancia’ daba detalles del proyecto, de trece fases, que supondrían una inversión total de 217 millones de euros, unos 82 menos de lo que costaron las obras del tranvía que comenzaran aquel mismo año patrocinadas por el Cabildo de Tenerife, para que nos hagamos una idea de lo que es eso.


Y por seguir comparando también 82 millones menos de lo que en los próximos años adelantará el Cabildo para la obra de 10,4 kilómetros de nueva vía en el tramo del anillo insular entre El Tanque y Santiago del Teide. Vamos, que esas son las prioridades que hemos tenido y que tendremos porque a nadie se le oye por ningún sitio que la renovación de ese hospital, que tenía problemas estructurales reconocidos por los técnicos desde 2004, deba ser una preocupación inminente que haya que llevar a presupuesto alguno.


Y uno, francamente, como simple ciudadano preocupado que se chupó las más de seis horas de pleno sobre el estado de la Isla en el Cabildo de Tenerife, donde tanto gobierno como oposición coincidían básicamente en todas las prioridades ¡hasta un satélite quieren mandar al espacio! (que el que no se lo crea que busque el epígrafe 1.2.4.7 de nuestro Marco Estratégico de Desarrollo Insular en vigor) de con lo que aquello más que un debate parecía un pasteleo infumable, no puede por menos que mostrar su perplejidad cuando ve hoy mismo en la prensa una página completa donde un consejero, además imputado por corrupción pero que ahí sigue el hombre, presumiendo que adelantamos a Gran Canaria porque vamos a hacer un centro para videojuegos en Santa Cruz con dinero público (que lo suyo en todo caso es que lo asuman las empresas que facturan auténticas locuras por estas cosas) que nos costará diez veces más de lo que nos gastamos en bibliotecas públicas en los 31 municipios de Tenerife. Y mientras nuestros enfermos de oncología y hematología en el HUC (que yo supongo que todo el mundo sabe lo que eso significa) resulta que tendrán que soportar la próxima semana temperaturas superiores a 40 grados irremisiblemente porque la estructura del edificio no resiste una instalación de acondicionamiento de aire. Y estamos hablando de la última planta, pero en las nueve restantes no crean ustedes que la cosa va a estar mucho mejor. Y eso cuando en Gran Canaria se han hecho un hospital que está a la vanguardia del mundo desarrollado incluso por menos dinero de lo que costó la remodelación fallida que se planteó en 2004 sólo para el HUC.


Ni sindicatos, ni oposición política, ni responsables de ninguna especie… ha tenido que ser un auxiliar de enfermería el que se ponga a recoger firmas para conseguir que el asunto salte a los medios de comunicación, que básicamente es lo único que preocupa a nuestros políticos (de todo pelaje y condición). Desde la web del Foro se denunció sin mucho éxito este tema hace ahora cinco años, con datos e imágenes que demostraban la diferencia de temperatura de más de 10 grados entre las alas de hospitalización antiguas y el nuevo edificio anexo de consultas.


De las trece fases de las que constaba la remodelación anunciadas en 2004, que aparecen en el gráfico explicativo que reproducimos más abajo, se ha desarrollado la primera después de 13 años (que incluía el edificio de consultas y el aparcamiento con el que Antonio Plasencia nos chupa la sangre antes de pasar por Banco), cuando Adán Martín decía que en siete se terminarían todas. En esas estamos, y Carlos Alonso enrollado con no sé qué historia de unos trenes que sólo el que va hacia el Sur nos costaría como 3.000 millones de euros (para unos 80 kilómetros de recorrido).


Vamos, lo que nos permitiría construir como unos 15 hospitales como el Negrín de Gran Canaria ¡hasta en Vilaflor podríamos montar uno! 


Pero claro, ellos no tienen ni edificios de Calatrava, ni circuitos de fórmula uno y les adelantamos en videojuegos porque somos más listos. En fin, que son unos desgraciados y la única envidia es que Las Palmas está en primera y nosotros no, que a ver si arreglamos eso con perritas públicas también, que nos sobra hasta para montar otra televisión pública, como bien denunció el único consejero que parecía mantener un poco la sensatez en aquel disparatado Pleno del estado de la Isla. Que quizás por eso lo habrán echado como agua sucia de Ciudadanos y el hombre anda medio perdido en el grupo de no adscritos.



Foro contra la Incineración


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.