siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El ‘capo’ de la seguridad canaria intenta burlar a Carmena para pagar salarios basura

|


EDDC.NET / Madrid


Artimaña legal para pagar menos y ganar más. El pasado 21 de septiembre, la empresa Marsegur Seguridad Privada, propiedad del polémico empresario Miguel Ángel Ramírez (presidente de la Unión Deportiva Las Palmas y más conocido como el ‘capo de la seguridad canaria’), comunicaba al Ayuntamiento de Madrid que tiene “la intención de acogerse al derecho que le otorga la legislación vigente” para ceder el contrato que tiene firmado con el Consistorio de la capital a otra empresa, Sinergias de Vigilancia y Seguridad, según publica El Confidencial.com.


Esta segunda empresa también está vinculada a Ramírez. Los sindicatos la consideran su marca blanca (la principal accionista de Sinergias fue apoderada de Marsegur). El Sindicato de Trabajadores de Seguridad y Servicios (STS) ha acudido al Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena para denunciar que esta cesión del contrato persigue burlar a la Administración para pagar aún menos a los trabajadores. Marsegur ganó el contrato para proteger los más de 30 edificios que dependen de Madrid Salud, un organismo del Ayuntamiento que, desde su creación en 2005, gestiona las políticas municipales en materia de salud y drogodependencias. Un contrato valorado en 954.048 euros que adjudicó en 2014 la anterior corporación de Ana Botella y que vence este año, el 31 de diciembre de 2016.


El Ayuntamiento licitó el mes pasado un nuevo contrato para renovarlo, a pesar de que el objetivo de la Concejalía de Salud, Seguridad y Emergencia que dirige Javier Barbero es ahorrar e intentar no renovar el mayor número de contratos posibles y sustituir la vigilancia privada por los policías municipales más veteranos, aquellos que tienen 55 años o más y no realizan funciones operativas. El consistorio tiene suscritos contratos de seguridad con 17 empresas privadas que suponen un coste de 26 millones de euros. Con Marsegur, por ejemplo, hay adjudicaciones por valor de cinco millones de euros.


"Esta empresa ha basado su enriquecimiento en aplicar un convenio de empresa tumbado ya por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y dentro de poco por el Tribunal Supremo, que hace decaer en más de un 30% el salario de sus trabajadores. Ahora quiere ceder la subcontratación a otra empresa con supuestas conexiones mercantiles y que aún tiene los salarios más bajos, quedando muy cerca del salario mínimo interprofesional", señala STS en el escrito que entregaron a Carmena el pasado 28 de septiembre. Los trabajadores piden al Consistorio que mire con lupa la cesión que quiere hacer Marsegur antes de autorizarla.


En principio, la ley permite a Marsegur la cesión del contrato. Esta empresa firmó su propio convenio al margen del que tiene el sector. Su duración es inusual, 10 años, y establece una congelación salarial durante los tres primeros años de vigencia. Los vigilantes de Marsegur cobran, según la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, un sueldo base de 726 euros brutos mensuales. Si el Ayuntamiento autoriza la cesión, la vigilancia de los edificios de Madrid Salud la harán los trabajadores de Sinergias por 660 euros. El salario base en el convenio sectorial es de 908,24 euros. El plus de nocturnidad en Marsegur es de 10 céntimos la hora, mientras que en Sinergias se reduce a seis céntimos la hora, 18 veces menos que el convenio.


Un portavoz del Ayuntamiento de Madrid ha explicado a este diario que en principio la ley ampara esta cesión pero la concejalía ha encargado varios estudios jurídicos para intentar impedir la subcontratación, mantener el contrato actual y proteger a los trabajadores. Como ya se ha publicado, trabajadores de Sinergias que prestan servicios en edificios de la Comunidad de Madrid ya convocaron una huelga este verano por sus malas condiciones laborales.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario