siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El comercio de marfil pone en peligro al elefante africano

|


EDDC.NET / Madrid


En los últimos años los traficantes han incrementado la caza furtiva del elefante africano para quitarles sus colmillos, lo que ha reducido en un 20% su población según un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), tal como ha publicado la agencia de noticias Sputnik Mundo.


Las redes de tráfico de marfil, que a menudo actúan en complicidad con funcionarios corruptos de los gobiernos, están exterminado a los elefantes, según los datos presentados durante el inicio del décimo séptimo encuentro de la «Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas» (Cites), con sede en Johannesburgo hasta el 5 de octubre.


El comercio ilegal de marfil “se ha mantenido constante en niveles inaceptablemente altos” desde 2010, destacan los organizadores de la conferencia y agregan que en la actualidad la demanda de marfil se ha disparado y mientras varios países abogan por hacer la normativa contra la venta de este producto más permisiva y otros no lo ven así.


Según el informe de IUCN, han desaparecido 111.000 ejemplares, con lo que se ha producido la caída más drástica de la población de elefantes africanos en 25 años. Actualmente se calculan unos 415.000 especímenes. “Estos nuevos números revelan la alarmante situación del majestuoso elefante”, declaró Inger Andersen, directora general de UICN.


África Oriental, que alberga alrededor de un 20% de la población del continente, es la región más afectada por la caza ilegal para extraer a los animales el preciado marfil de sus colmillos. En Tanzania, la caída de la población de elefantes ha sido del 60% en nueve años.


La mayoría de estos mamíferos se concentran en el sur del continente, donde Namibia, Sudáfrica, Zimbabue y Botsuana mantienen con éxito la buena salud de sus poblaciones. Pero la persecución de estos animales no se detendrá mientras aumente la demanda de marfil, un producto muy preciado, sobre todo en el mercado asiático, donde es usado en accesorios ornamentales.


La legalización de este comercio es una de las cuestiones centrales de la reunión de la CITES, en la que delegados de los 182 países firmantes votarán un total de 62 propuestas para cambiar las regulaciones existentes sobre otras tantas especies amenazadas.

Libre@Diario