siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

IUC considera que la denominada Ley de las ‘Islas Verdes’ es una auténtica estafa

|


LibreDiario@Digital / Canarias 


Izquierda Unida Canaria considera que la modificación que va a debatir el Parlamento de Canarias de la Ley sobre medidas de Ordenación Territorial de la Actividad Turística en El Hierro, La Gomera y La Palma es una auténtica “ley estafa”, tanto desde el punto de vista medioambiental como socio-económico, y que viene a aprovecharse de la situación de crisis actual para implantar un modelo territorial que ha demostrado su fracaso y que, entre otras cosas, precisamente nos llevó a esta crisis. 


Para IUC, la supresión de la obligación de que los Planes Insulares de Ordenación establezcan el límite de camas y el ritmo de crecimiento de la planta alojativa va a suponer volver a un modelo territorial desestructurado y dependiente de los intereses inmediatos de los grandes empresarios turísticos, con la más que probable sobreoferta que tanto daño medioambiental y económico ha hecho a Canarias


Además, dejar en manos de las mayorías coyunturales de los Cabildos, en lugar de basarse en un planeamiento serio, las condiciones generales de la implantación de nuevos establecimientos turísticos en suelos de protección paisajista y cultural, supone abrir una amplia autopista a auténticos disparates urbanísticos que supondrán una hipoteca para el futuro de estas islas. 


Se señala en la exposición de motivos del texto legal, que existe un déficit turístico que obedece a carencias en comunicaciones y transporte, no obstante, se da paso a esta modificación sin justificar cual puede ser el motivo que una disminución de los controles administrativos o la disminución de las exigencias ambientales puedan contribuir a esta mejora. 


IUC considera que esta modificación debería traer, en consecuencia, un análisis de perspectivas futuras y de carácter cuantitativo sobre el crecimiento previsible. 


La modificación de una ley sin poder valorar su impacto, nos generan unas expectativas nada halagüeñas si tenemos en cuenta los antecedentes. 


Al margen de disponer de menos exigencias ambientales, esta ley afectará a la coordinación de los planeamientos y a desequilibrios futuros, con independencia de dar paso a proyectos de crecimiento de asentamientos de mayor entidad en perjuicio de proyectos más asequibles a pequeñas y medianas empresas, que son las que conforman en su mayoría el tejido empresarial de esas islas, lo que demuestra la falsedad de la propaganda que están haciendo los defensores de esa modificación de que los principales beneficiados van a ser la población local.

Libre@Diario