El sistema público de pensiones es insolvente, y el tiempo se agota.

|


Alberto Redondo / Inversor Global / LibreDiario@Digital / Economía 


Que el sistema de pensiones público español es insostenible es algo sabido por todos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, este problema se ha agravado durante los últimos años.


A los cambios demográficos que suponen el rápido envejecimiento de la población por la falta de nacimientos en nuestro país y la mayor esperanza de vida alcanzada, se le ha añadido la destrucción de millones de empleos desde que estalló la crisis a finales de 2008.

La realidad es que cada vez hay más jubilados y menos trabajadores cotizando a la Seguridad Social, y los números del sistema público de pensiones ya no cuadran.

En vez de abordar una reforma en profundidad que fomente la iniciativa privada para solucionar el desaguisado del sistema de pensiones, el Gobierno ha decidido dar una patada hacia adelante al problema de las pensiones y recurrir al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Este fondo fue una iniciativa del Gobierno de Aznar y el objetivo era ahorrar durante la época de "vacas gordas" para poder garantizar las pensiones cuando el fuerte crecimiento económico que registró nuestro país durante los primeros años del siglo XXI se agotara.

Como puede ver en el siguiente gráfico, en apenas 5 años este fondo ha perdido 50.000 millones de euros destinados a garantizar las pensiones en el futuro. Y no solo eso, ya que según estas proyecciones para el año 2018 el fondo se agotará.



No pretendo asustarle con esto, pero es inevitable que gobierne quien gobierne en 2018, se produzca un recorte de las pensiones de hasta un 20 por ciento para poder cuadrar las cuentas.

Y esto sería tan solo el principio de los muchos ajustes que el sistema público de pensiones tendría que llevar a cabo durante las próximas décadas para cuadrar las cuentas.

Lo cierto es que para cuando una persona que tenga 30 o 40 años hoy se jubile, las pensiones públicas apenas cubrirán una pequeña parte de las necesidades más básicas como son la vivienda, la alimentación o la vestimenta.


Las dos alternativas:



Coinciden los expertos en que para mantener un nivel de vida aceptable durante la jubilación, los ingresos que perciba un jubilado deben suponer al menos el 70 por ciento del último sueldo percibido en su vida laboral.

Con esto en mente, cada español menor de 60 años y sin importar donde viva debe tomar una decisión.

O confía en que, de alguna manera, el Estado solucione este problema que por razones demográficas y económicas se agravará cada vez más. O toma el control de la situación por sí mismo.

Según un estudio de la aseguradora Aviva y la firma Deloitte, cada español necesita ahorrar 7.700 euros al año para asegurar mantener un nivel de vida digno cuando se jubile. Para la mayoría de los españoles, esto es mucho dinero. Prácticamente 640 euros de ahorro al mes, casi el equivalente al salario mínimo interprofesional. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.