El Ayuntamiento reducirá en 2017 la carga fiscal y aumentará gasto social e inversión

|


LibreDiario@Digital / Santa Cruz de Tenerife 


El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife dará continuidad el próximo año a su política de reducción fiscal e incrementará de forma sostenida la inversión y el gasto social, de acuerdo con el marco presupuestario aprobado hoy por la Junta de Gobierno.


El documento define las líneas fundamentales del Presupuesto municipal para 2017, que, según explicó hoy el alcalde, José Manuel Bermúdez, “dará continuidad a la política seguida durante los últimos años que ha permitido simultáneamente el saneamiento económico de la Corporación, el mantenimiento y mejora de los servicios públicos esenciales y el incremento de la inversión”.


Bermúdez aseguró también que la Corporación seguirá perseverando en la reducción de la deuda municipal.


De acuerdo con el documento aprobado hoy, el Presupuesto del año 2017 ascenderá a 240,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,3 por ciento con respecto a los del presente ejercicio.


El octavo teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Juan José Martínez, subrayó que las cuentas municipales para el próximo ejercicio también favorecerán el ahorro, puesto que se mantiene la contención del gasto corriente (apenas crece un 05, por ciento) mientras se incrementan los ingresos corrientes en un 4,1 por ciento.


Martínez explicó, en cualquier caso, que la previsión de ingresos que realiza el Ayuntamiento es “prudente” en función de la inconcreción de la cuantía de los fondos provenientes del Estado y de la Comunidad Autónoma de Canarias.


El Presupuesto de 2017 prevé un incremento de la inversión municipal de 32,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,5 por ciento con respecto a la consignada este año. En este concepto se incluyen tanto la inversión real como las transferencias de capital.


El documento aprobado hoy en la Junta de Gobierno señala también como aspecto fundamental de las cuentas municipales para el próximo año el mantenimiento de todos los equilibrios presupuestarios y requisitos legales existentes (ahorro neto, estabilidad presupuestaria o regla de gasto, entre otros).


Los presupuestos también son “realistas” en la medida que se sigue el denominado criterio de caja, de modo que se garantice la liquidez de la institución y se reduzcan de forma continuada los períodos de pago a proveedores.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.