La Cámara teme un retroceso en la recuperación de la construcción si no se reactiva la inversión pública

|



EDDC.NET / Santa Cruz de Tenerife


Los presupuestos de los contratos de obra de las distintas administraciones públicas caen un 75% en el segundo trimestre de 2016 respecto al mismo periodo del pasado año, según apunta el Informe de Coyuntura Económica del Sector de la Construcción en Canarias, elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. El total de licitación oficial disminuyó también en las Islas un 62,3% de abril a junio.


Según la tipología de la obra, las de edificación descienden sus presupuestos en el segundo trimestre un 52% y registran un 4,6% menos que lo presupuestado en el mismo período de 2015. Por el contrario, las de ingeniería civil registran una variación positiva respecto al primer trimestre del 83,7%, aunque comparativamente con el mismo período de 2015 también descienden un 74,9%.


Estos datos recogidos en el informe de coyuntura de la Cámara de Comercio vienen a avalar la opinión expresada por los empresarios de la construcción que ya en el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) alertaban sobre una previsible parálisis de la actividad y, aunque cerca del 70% confiaba en mantener el empleo, más de un 30% manifestó que podrían gestionar recortes en sus plantillas en los próximos meses.


Ante este contexto, la directora general de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Lola Pérez, muestra su preocupación por el importante descenso que sufre en Canarias la inversión productiva, que es fundamental para un sector como el de la construcción extraordinariamente castigado por la crisis.


En este sentido, apunta que “el descenso experimentado el último año responde a la situación de interinidad del Gobierno nacional, y su limitada capacidad para tomar decisiones que afectan a la aprobación de los presupuestos de los que dependen las comunidades autónomas. Según comenta “los recortes para cumplir con los objetivos de déficit unido al año electoral han llevado a la obra pública a unos mínimos históricos en 2016”.


Lola Pérez señala directamente a la actual incertidumbre política como una de las grandes responsables de la nueva parálisis del sector. “La licitación pública está parada porque no se han podido tomar decisiones relevantes de inversión” comenta mientras opina que la actual situación es insostenible no solo para los promotores, constructores e ingenieros, empresarios o empleados del sector, sino también desde el punto de vista ciudadano, que requiere unas mínimas inversiones en infraestructuras -transportes, sanitarios, educativos, medioambientales, etc.


Apostar por la construcción


A pesar del peso que ha perdido el sector más castigado por la crisis en los últimos años, la construcción sigue siendo un gran motor económico, tal y como apunta Lola Pérez , quien demanda “, un mayor estímulo de la inversión pública y menos trabas burocráticas, además de medidas fiscales que promuevan la rehabilitación”.


A su juicio, el despegue del este sector es clave por su efecto de arrastre en otras actividades económicas y su capacidad en la generación de empleo por lo que considera que es “importante dinamizar la rehabilitación de lo ya construido, de cara a mantener unas infraestructuras competitivas y un parque de viviendas y de edificaciones en buenas condiciones de funcionamiento y habitabilidad”.


Datos del informe


La afiliación a la Seguridad Social en el promedio del trimestre aumenta un 8,8% y respecto al primer trimestre del año también registra una variación positiva (7%). Los datos de la EPA muestran un descenso del número de ocupados declarados en construcción, hasta registrar una tasa anual del -4% en el segundo trimestre (1.600 trabajadores menos).

Según la EPA, la tasa de paro desciende 1,1puntos y se sitúa en el 22,7%, 1,2 puntos inferior a la de hace un año. Asimismo, el desempleo declarado en la EPA registra una caída del 10,3% interanual (1.300 desempleados menos) y la cifra de paro registrado, aportada por el SEPE, revela un descenso interanual del 12,3% en el promedio del trimestre.


Precios, hipotecas y compraventa de viviendas


El precio de la vivienda protegida sube en el primer trimestre, último dato disponible, un 2,2% interanual, mientras que el de la vivienda libre aumenta un 2,4% en el mismo período. El número de hipotecas sobre viviendas en el segundo trimestre aumenta un 6% respecto al año anterior, así como el importe de las mismas, que aumenta un 2,1%. Asimismo, la compraventa de viviendas aumenta un 18,1% respecto al segundo trimestre de 2015, provocado por el crecimiento de la compraventa de viviendas usadas (25,1%), ya que las nuevas descienden un 4,8%.


Visados, certificaciones y venta de cemento


Los indicadores de la actividad privada reflejan comportamientos dispares. Por un lado, los visados de dirección de obra tramitados en los meses de abril y mayo fueron un 41,3% superiores a los del mismo período del año anterior, mientras que, por otro lado, las certificaciones fin de obra descendieron anualmente un 36,5% en el mismo período, aunque su valor de liquidación es un 10,4% superior al de hace un año. Por su parte, la venta de cemento en el segundo trimestre muestra un ligero descenso anual del 1%.


Indicador de Confianza Empresarial


En construcción el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado muestra un empeoramiento del nivel de confianza del 2,3%. El sector sigue percibiendo una importante parálisis en su actividad y tan solo un 12% de los empresarios mejoró sus resultados en el segundo trimestre del año frente a un 34% que experimentó retrocesos. Las expectativas no son más halagüeñas ya que los porcentajes acentúan la negatividad con unas previsiones de resultados positivos tan solo para el 10% de los empresarios y de retroceso para el 35%. El 55% restante, para ambos períodos, consigue y prevé mantener la actividad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.