siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

EL BAR DE PEPE: POR QUÉ EL NO DEL PSOE

|



JoaqunQuinoHernndez 1


Sea como sea, de la forma que sea, y sea cual sea el precio, el Partido Socialista Obrero Español tiene la obligación de seguir su hoja de ruta oponiéndose a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del gobierno español. Igual que lo hizo el PP en contra de la investidura de Pedro Sánchez, que todos consideraron normal y lógico, ahora resulta, como mínimo asqueroso, que tanto Cs como el PP critiquen la postura del Psoe por hacer honor a su ideología, estatutos fundacionales y mandato de sus votantes. Rajoy es nocivo para los españoles. Rajoy y sus secuaces pertenecen a la historia más negra de la España reciente.


Ya no se trata de una cuestión de normativa ideológica, que también, se trata de intentar eliminar la corrupción, el gansterismo, el latrocinio de las instituciones del Estado, se trata de defender con uñas y dientes nuestro ya menguado patrimonio con privatizaciones pactadas a precios de saldo de nuestras empresas públicas, de la sanidad y educación pública. El cinismo y la hipocresía, instalados en el hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo, son los instrumentos ideales para intentar ocultar las verdaderas intenciones del Partido Popular que no son otras que seguir ostentando el máximo poder para dominar magistrados y jueces y librarse de las penas de prisión que acabarían con los huesos de Rajoy, Cospedal, Hernando, Soraya, etc. etc. en la cárcel. Pase lo que pase la felonía de Rajoy y sus secuaces a los españoles la pagaran más pronto que tarde.


El 4 de marzo de 2016 quedará fijada como la fecha que pudimos echar al lazareto toda la podredumbre la basura del Partido Popular, y que gracias al tonto útil de Rajoy, Pablo Iglesias, ahora nos vemos en una encrucijada donde todos los partidos progresistas nos la jugamos en unos próximos comicios electorales.


La realidad es la siguiente: Rajoy y su troupe tendrán que buscar aliados entre los partidos independentistas, los 170 votos de los que dispones no son suficientes para “coronar” nuevamente al jefe del partido imputado por múltiples delitos. Teóricamente no parece muy difícil llegar a este tipo de pactos, de hecho ya lo han conseguido para nombrar a Ana Pastor como presidenta de la mesa, el costé del nombramiento de la amiguísima del Presidente en funciones no se dejó esperar, al día siguiente estaba reunido el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, con la señora Soraya Sáenz de Santamaría, para conseguir 750 millones de euros que necesitaban urgentemente. O sea que si de pasta gansa se trata, 


Rajoy no tendrá problemas para ser investido, si no es en la primera, lo será en la segunda y en último caso y de cara a unas nuevas elecciones apelarán al sentido “patriótico” de pensionistas mayores de 78 años, al clero de la iglesia católica con toda su parafernalia, incluida Radio María (que por sí no lo saben es la emisora con mayor cobertura de la red nacional de emisoras de radio), a los devotos y píos fieles de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, y a los del Ibex 35, más los de siempre y bajo el mensaje de “Nosotros o el caos” intentará aumentar los casi 8 millones de votos que consiguieron el pasado 26-J. Sin embargo no debemos olvidar los 16 millones de votos de personas en contra del PP, es decir que si se aglutinan parte de esos votos en el Psoe, posiblemente podríamos hablar de una investidura de Pedro Sánchez, porque entonces, y para luchar contra la alianza Cs/PP, será imprescindible la ansiada unión de la izquierda progresista española.


Tanto Ciudadanos como Podemos, está clarísimo que la incoherencia de sus actos le llevará a perder escaños, posiblemente en el caso de Albert Rivera la caída será más dura y brutal, el doble discurso del noi del Poble Sec, el cinismo y cobardía con la que ha tratado a su electorado le pasará factura y terminará como UPYD, diluyéndose como un azucarillo en un vaso de agua. A Pablo Iglesias le sucede un caso similar, la pérdida de confianza de buena parte de sus simpatizantes y militantes y el desenganche del discurso, repetido una y mil veces, del líder de los podemistas, y la postura entre el predicando y el predicado nos indica que se ha acabado el auge de los llamados “populistas” y que volveremos, con matices, al bipartidismo.


No hay nada más importante para la gran mayoría de los españoles que la salida del gobierno de España del Partido Popular, si no lo conseguimos acabaremos todos, absolutamente todos, aborregados, sometidos bajo la bota germana, empobrecidos al máximo y dependiendo de los contratos estercoleros, los salarios del miedo y el latigo de los poderosos, y esto no son elucubraciones mentales ni ciencia ficción, esto es la lectura del futuro que nos espera si gobierna Mariano Rajoy apoyado por su marioneta Albert Rivera.




Joaquín Hernández, periodista y analista político 

Libre@Diario