siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El pacto de la vergüenza en materia de Vivienda

|




Nadie puede pensar que una persona, mínimamente progresista, puede hacer una valoración positiva del discurso de investidura de Mariano Rajoy; nadie que esté convencido de la necesidad de un cambio real en nuestras instituciones con políticas que se alejen de una economía liberal y al servicio de unos pocos, puede compartir su discurso. Sin embargo, más allá de lo obvio, es necesario echar un vistazo al acuerdo PP-CIUDADANOS para tener una prueba más de sus prioridades que son precisamente aquellas que no benefician a la mayoría.


Reconozco que fue una lectura rápida y centrada en cuestiones que personalmente más me interesan y me llamó poderosamente la atención lo explícito y determinante de unas medidas frente a los "brindis al sol" de otras. Me refiero concretamente a las cuestiones en materia de vivienda y es que, encuentro dos puntos que me parecen, cuanto menos, paradójicos. Se trata, a priori, de aparentar una protección a la vivienda y sin embargo se puede vislumbrar que la intención de protección es poca, o nula.


En el punto 64 del acuerdo se establece (y todo suena precioso) que se facilitará la reestructuración de las deudas a las familias y en situaciones de desahucio, otorgándoles el derecho a la dación en pago además de, y cito textualmente, "seguir avanzando en el reconocimiento de los derechos de las personas y familias afectadas por los desahucios a través de la prevención, la sensibilización, la seguridad, la restauración del proyecto de vida y la mejora de la información, impulsando el apoyo en situaciones de PÉRDIDA DE VIVIENDA y mejorando la empleabilidad"


Y es que ¿No parece una contradicción en sí misma dar apoyo a la pérdida de vivienda si se indica que se va a proteger? Seamos honestos, no se trata más que de un brindis al sol porque los derechos sólo se consiguen cuando están amparados en la ley, y aun así, muchos parecen perder vigencia cuando se sacan de la mano otras leyes como la "Ley Mordaza".


Los políticos sabemos que los reconocimientos deben venir en la norma; en este acuerdo, para citar la Ley Hipotecaria, vergonzosamente nos remiten a un logro político gracias al "bendito acuerdo", me explico; indican en el punto 16 que se reformará la Ley Hipotecaria para establecer la prohibición de la "cláusula suelo". Pues bien, sepan ustedes que se trata sencillamente de incorporar a la ley una cuestión más que resuelta por nuestros tribunales, no es un logro del acuerdo, es un logro de quienes han tenido que acudir a las instancias judiciales (muchos pagando por aquello de la tasa judicial) para hacer valer sus derechos frente a los abusos. 


La derecha recoge un logro en las instancias judiciales y lo hace suyo. Hoy la nulidad de la cláusula suelo está resuelta por nuestro Tribunal Supremo, quizás el Partido Popular, que lleva años en el Gobierno podría haber modificado la Ley Hipotecaria mucho antes. 


Hay personas que han perdido su vivienda porque la aplicación de la cláusula suelo les impedía pagar su hipoteca. A la vista de esto, me pregunto si no podría haberse modificado también la Ley Hipotecaria para recoger esa protección a la vivienda de la que se habla en el punto 64 o si no era ético, establecer también en esa reforma todo lo relativo a la retroactividad en la aplicación de la cláusula suelo, cuestión ésta también ampliamente discutida y sufrida por muchos y muchas. 


Ylenia Pulido

Consejera de Arquitectura y Vivienda, Cabildo de Gran Canaria 


Libre@Diario