El árbitro teldense de balonmano Óscar Raluy, agasajado en el Salón de Plenos

|



LIbreDiaro@Digital / Deportes



  • El alcalde accidental, Alejandro Ramos, y el concejal de Deportes, Diego Ojeda, recibieron al colegiado de Jinámar después de sumar a su brillante trayectoria el haber dirigido la final olímpica de la especialidad en Río 2016


Telde, 26 de agosto de 2016.- “Un orgullo para la ciudad”. Así definió Alejandro Ramos, alcalde accidental, la trayectoria del árbitro internacional de balonmano Óscar Raluy, nacido y residente en Telde y que acaba de regresar de Brasil después de haber pitado la final del torneo de balonmano masculino de los Juegos Olímpicos de Río 2016.


El propio Alejandro Ramos y el concejal de Deportes, Diego Ojeda –junto con otros ediles de la Corporación- ofrecieron a Raluy una recepción oficial en el Salón de Plenos durante la mañana de este viernes. Ramos expresó al colegiado de Jinámar “la enhorabuena de la ciudad por este nuevo logro, que representa para Telde una gran satisfacción y un enorme orgullo”.


El mandatario, que tuvo palabras de reconocimiento para el compañero arbitral de Raluy, Ángel Sabroso, subrayó el hecho de que Raluy siga residiendo en Jinámar y que “se acuerde constantemente en sus manifestaciones públicas de Telde y de que sus raíces están en ese barrio”.



Por su parte, Diego Ojeda aseguró sentirse “doblemente orgulloso” por su condición de teldense y por dirigir el área municipal de Deportes, y quiso hacer un “llamamiento a las Instituciones canarias para que se reconozcan en mayor medida la valía de los árbitros canarios de cualquier modalidad deportiva”, amén de destacar, como hombre de balonmano, el “enorme recorrido de Óscar como árbitro”.


Óscar Raluy, al que le fue entregado un obsequio y que también regaló al Consistorio un recuerdo de su paso por Río, aseguró que significa “un orgullo el recibimiento dispensado por el Ayuntamiento” y destacó “la importancia para el colectivo arbitral de este tipo de reconocimientos”. También tuvo palabras para su compañero Sabroso –“lo tengo fácil porque pito con el mejor árbitro del mundo”- y para su familia que “aguanta la gran cantidad de viajes que esta actividad demanda a lo largo de todo el año”.


El deportista teldense se acordó igualmente de su barrio, Jinámar, para el que reclamó un trato diferenciado por sus circunstancias y cerró su intervención poniendo en valor “el alto nivel del arbitraje en Canarias, no solo en balonmano sino en otras muchas disciplinas deportivas”.



Óscar Raluy arbitró el pasado domingo 21 de agosto, formando pareja con el también grancanario Ángel Sabroso, la final del torneo de balonmano masculino de los Juegos Olímpicos Río 2016, en la que la selección de Dinamarca se hizo con el oro después de derrotar a Francia. 



Raluy y Sabroso suman este éxito a una dilatada y brillante trayectoria en la que también cuentan con una final de Campeonato del Mundo disputada en Suecia en 2011 y una final del Europeo de Dinamarca en 2014, además de haber dirigido el pasado mes de mayo en Colonia la final del torneo de clubes de la Liga de Campeones de la EHF. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.