Las escorts de lujo se escapan a Andorra

|


J. M. C.

Barcelona


La prostitución está expresamente prohibida y perseguida en Andorra. En este pequeño país de los Pirineos no existen los prostíbulos, los clubs de alterne o las saunas de ambiente, pero, de prostitutas, de haberlas, las hay. Son pocas y discretísimas. No residen en el país, sino que viajan a Andorra en compañía de sus clientes o se reúnen con ellos en un hotel. Nadie tiene porque enterarse.


Diversas agencias de escorts, así como profesionales independientes, ofrecen acompañantes para viajes de negocios o de placer al extranjero, pero sólo una publicita abiertamente, desde este verano, servicios en Andorra a través de buscadores y páginas especializadas en encuentros sexuales. Se trata de Pecados VIP, una agencia que ofrece servicios en Barcelona, Madrid y Andorra.


Brasileñas y venezolanas ofrecen citas secretas en Andorra


Media docena de mujeres de esta agencia, de nacionalidad brasileña y venezolana, se ofrecen para contactos en Andorra. Habitualmente, trabajan en Barcelona, ofertan servicios a partir de los 150 euros, pero su tarifa mínima se dispara hasta los 1.200 euros cuando se trata de viajar a Andorra.


Economía Digital se ha puesto en contacto con Pecados VIP, pero, al identificarse como un medio de comunicación, han colgado el teléfono. No han facilitado información.


Un empresario andorrano confirma que, de forma más que discreta, escorts que habitualmente operan en Barcelona hacen "escapadas" a Andorra, dónde normalmente llegan en compañía de los mismos clientes, en su mayoría españoles. "Los andorranos no hacemos estas cosas en casa, nos vamos fuera", aclara.


Al otro lado de la frontera hay prostíbulos, pero de bajo nivel  


Estas fuentes recuerdan que el prostíbulo de Andorra se encuentra en la vecina Seu d'Urgell, al otro lado de la frontera, en España, pero se trata de una prostitución en pisos y clubs de carretera de bajo nivel.


En abril pasado, una operación conjunta de las policías de España, Francia, Andorra y China, coordinada por Europol, desarticuló una organización que prostituía mujeres chinas por toda la península, que también operaban en Andorra. No residían en el país, donde la prostitución está prohibida, sino en la Seu d'Urgell, aunque hacían escapadas a Andorra si les llamaba un cliente. Sus tarifas, de 60 euros la hora, no tienen nada que ver con las de las escorts.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.