Así blinda el juez su investigación del ‘Caso Nicolás’

|




LIBRE DIARIO @ DIGITAL / EP @ / TRIBUNALES


El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid no quiere sorpresas y ha blindado sus pesquisas en el caso Nicolás hasta su regreso de las vacaciones de verano.


Según informaron a este periódico fuentes cercanas a la investigación, el magistrado Arturo Zamarriego, que además del sumario principal mantiene abierta una pieza separada, ha dado instrucciones en su juzgado para que si se produce cualquier movimiento o novedad sobre el caso en el que se investiga a Francisco Nicolás Gómez, se le comunique inmediatamente.


Pretende evitar así que durante el periodo de vacaciones, otro juzgado de Madrid instruya sobre actuaciones que se puedan producir en el sumario y tome decisiones con «carácter urgente» que puedan afectar a la causa. Con su decisión, el instructor blinda uno de los sumarios cuando menos más polémicos de los últimos años. El titular investiga a Francisco Nicolás por falsedad, estafa y usurpación de funciones. Además, el instructor desgajó una pieza del sumario para estudiar una grabación realizada a los investigadores del caso durante un encuentro con agentes del CNI. En dicho encuentro analizaban el caso instruido. La conversación fue grabada y difundida.


El juez decidió levantar el secreto del sumario recientemente. El equipo de policías que trabaja a las órdenes del juez está liderado por el comisario Marcelino Martín Blas, quien fue responsable de la Unidad de Asuntos Internos, la que arrancó las pesquisas contra Francisco Nicolás.


En su informe ante el juez relaciona directamente con la grabación y difusión del encuentro de investigadores (entre los que estaba él mismo) y agentes de los servicios de inteligencia españoles a varios mandos policiales. El equipo judicial señaló entre otros, al comisario Villarejo -ahora ya jubilado- como el presunto responsable del caso de la grabación a los investigadores. Los policías judiciales llegaron también a señalar al que hasta hace unas semanas era el número dos de la Policía, el director adjunto operativo, Eugenio Pino. Todos los señalados ya tuvieron que prestar declaración ante el juez Zamarriego durante la instrucción de la pieza separada. En los interrogatorios, el magistrado les preguntó sobre sus vínculos con la grabación y con la difusión a los medios de comunicación del cometido de dicho encuentro.


El juez avaló las sospechas de los investigadores sobre el canal utilizado para difundir las pesquisas y los presuntos vínculos de este canal de comunicación (una página web) con el entorno del comisario Villarejo. La causa sigue su curso. En ella ha tenido que acudir a declarar como testigo el actual director de la Policía Ignacio Cosidó.


Mandos policiales


En el punto de mira de los investigadores, la presunta implicación de un importante número de mandos policiales que actuarían coordinadamente en este caso.


El juez, con su blindaje, trata de evitar que alguien entre en sus pesquisas, dé pasos equivocados, y perjudique gravemente la causa, tanto la principal como la troncal.


Existía la posibilidad de que ese sumario pudiera acabar en manos de alguno de los juzgados que estuvieron instruyendo -y sobreseyendo- el denominado caso Interligare, otro caso en el que aparecían implicados en una confusa trama delictiva con altos mandos policiales de la etapa anterior. En las pesquisas se intentaba aclarar una trama dedicada a la obtención de contratos de seguridad con laAdministración del Estado. Las pesquisas fueron sobreseídas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.