Abren fuego

|




Desde "Pelinuro" por Ramón Cotarelo


La reforma de la Ley de Montes, aprobada hace un año permite recalificar los suelos incendiados a voluntad de las CCAA cuando haya razones de interés público, asunto abierto a las más dispares interpretaciones. Según informa El País, en los últimos días han ardido más hectáreas en España que en el resto del año. Ya lo decíamos ayer, que España arde, quizá preparándose para la próxima burbuja inmobiliaria y el próximo desastre.


Decíamos también: arde en sentido literal y en sentido figurado. No solo arden los bosques, arden también los despachos, los plenos, las tertulias, los comités, las comisiones. En sentido figurado, ya digo, pero con muy distintas clases de fuegos.


Fuego vivo. El PSOE pide una comisión de investigación sobre los desmanes financieros del PP. La misma que lleva años pidiendo, siempre negada por la mayoría absoluta del partido del gobierno pendiente de investigación. Ahora, la petición apunta alto: a la comparecencia de Rajoy, Aznar y Bárcenas. Los dos primeros tienen una obvia responsabilidad política. El tercero una probable penal. Con el clima de hartazgo e indignación que hay sobre la corrupción, nadie, seguramente, votará en contra de la comisión, como no sea el PP, naturalmente. La comisión se creará y empezará a citar a los comparecientes. Se promete por tanto un septiembre muy agitado. Los de C's se han enfadado pero tienen que apoyar e igualmente los de Podemos quienes, sin embargo, ya hablan de condicionar su apoyo a que la investigación afecte a más partidos. En principio, no habrá inconveniente en que así se haga, pero que se presente como otra iniciativa, para evitar la impresión de que lo que se quiere sea retrasar o entorpecer los trabajos de la primera propuesta.


Fuego lento. Es como mejor salen los guisos. Rajoy se toma su tiempo para considerar y sopesar las seis condiciones de Rivera, mientras los miembros del comité ejecutivo más involucrados en procesos judiciales van dándose prudentemente de baja en él, para evitar más bochornos. Con la paradoja de que C's pida medidas contra los imputados a un partido que está imputado. Proceso lento. Rajoy sigue sin anunciar no ya la fecha de la investidura sino su misma comparecencia en ella. Aquí no va a quedar más que el socarrat.


Fuegos artificiales. La especialidad de Rivera, el gran prendedor de cohetes. Su habilidad es fascinar a las gentes con figuras luminosas muy variadas. Tan pronto afirma que jamás votará a Rajoy como le ofrece su apoyo a cambio de seis condiciones y un requisito. El requisito, esto es, fecha fijada de investidura, no se ha cumplido ni se cumplirá y de las seis condiciones, ya lo hemos dicho, una es innecesaria; dos, imposibles; y tres, irrelevantes. Puro fuego de artificio. Por eso gusta tanto y es el segundo líder en valoración popular, por detrás de Garzón.


Fuego amigo. Podemos ha sellado, según parece, un pacto de última hora con En Marea a base de integrarse en ella sin su marca. Bueno, no lo ha hecho Podemos en sentido estricto sino su secretario general, Iglesias, que lo ha anunciado en Twitter como signo de los tiempos. Aquí no solo se han esfumado las asambleas, los círculos y los polígonos. También se han desvanecido las mismas instancias orgánicas encargadas de la negociación. Y, sin embargo, es lo correcto. Los líderes están para esto, para corregir el rumbo cuando la tripulación falla. Porque el rumbo es la confluencia. Podemos no puede permitirse deshacerla e ir por libre a las elecciones, dividiendo más la izquierda en fuego cruzado, tan peligroso cuando es amigo como cuando es enemigo. Otra cosa es que salga bien en las elecciones gallegas, para lo cual esta debería de ser la última muestra de desavenencias internas, que suelen ser destructivas en el ánimo de los votantes.


Fuego graneado. Es el panorama catalán. Con el sistema de partidos más fraccionado del Estado y un multipartidismo muy vivo, muchas veces es difícil averiguar cuáles son los destinatarios de unas u otras decisiones de las diversas fuerzas. Se añade que hay una gran movilización de la sociedad civil y que el Ayuntamiento de Barcelona actúa de hecho como un partido más, uno que quizá se haga partido de derecho, según vengan las ciscunstancias en un juego politico complejo. Junts pel Sí y la CUP mantienen una difícil y conflictiva colaboración y ambos hacen frente a su vez al resto de los partidos que no priorizan la independencia. Con excepciones como en el Ayuntamiento de Barcelona. En Comú Podem tira contra el frente independentista y contra el unionista, aunque preferentemente el segundo. A su vez, todos cargan contra la versión catalana de Podemos, unos por su carácter vergonzantemente unionista y los otros por su carácter vergonzantemente independentista. Porque en el centro de este debate está la sempiterna cuestión del referéndum. En cuanto se lo mencionan, el PSC se convierte en un cañón giratorio y dispara en todas direcciones, incluida la propia. El referéndum es munición muy apreciada porque tiene todos los calibres: hay referéndums unilaterales, constituyentes, ratificatorios, inmediatos o mediatos. Por haber, hasta hay referéndums acordados con el Estado, pero esa munición es de fogueo, para los simulacros. No causa bajas.


Fuegos fatuos. Los que lucen en el PSOE, esos resplandores que se avistan en los cementerios, en los lugares en que se acumula materia en descomposición. La vieja guardia socialista es como la Santa Compaña, una procesión de difuntos que aparece de pronto en la noche cerrada para sobresalto de los vivos. Son los fuegos de los próceres del pasado, que se revuelven en sus tumbas al ver que el PSOE, instalado en el NO es NO, se niega a facilitar un gobierno del PP. Los próceres no entienden cómo quien ha sido siempre tan obsequioso con sus pasadas glorias, se obstina ahora en una actitud de rebeldía, impropia del empaque de un partido dinástico. Y, sin embargo es muy sencillo. Es una cuestión de principios y de sentido del ridículo.


La cuestión de princios es tan evidente que da vergüenza mencionarla. Es absurdo encomendar la regeneración democrática al gobierno responsable de su degeneración. Quizá González, Bono etc., no lo vean así, pero eso solo quiere decir que han aceptado la corrupción como forma normal de la política española y eso no es admisible.


El sentido del ridículo es también apabullante. Al pedir a Sánchez la abstención se le está pidiendo que haga al PP ganar las elecciones que ha perdido, que haga por Rajoy lo que este holgazán es incapaz de hacer por sí mismo. Es decir, se pide a Sánchez que otorgue la victoria a quien no la merece y en detrimento de sus propias aspiraciones. Hacerlo sería sencillamente ridículo.



RAMÓN COTARELO 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.